PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Fernández, Medina y Abinader han presentado ambiciosos planes, pero criminalidad se hace más sofisticada

Con banderola en manos y encabezando una marcha por el sector Capotillo del Distrito Nacional, Leonel Fernández, entonces presidente de la República, daba inicio a uno de los tres planes de seguridad ciudadana implementados en los últimos 18 años para frenar la delincuencia y la criminalidad en el país.

Fernández, Danilo Medina y Luis Abinader han presentado al pueblo dominicano lo que, a juicio de los expertos que contrataron, serían las soluciones adecuadas para frenar el aumento constante de la criminalidad, el narcotráfico y la violencia.

Todo parece indicar que la enfermedad es grave y hace resistencia a los medicamentos que los estrategas han puesto en manos de los Gobiernos y solo el analgésico denominado patrullaje mixto es el que desde 2004 ha podido disminuir, momentáneamente, el desborde de la violencia en determinados momentos.

República Dominicana vivía un contexto de crisis económica fruto de la quiebra de varios bancos comerciales en 2003 y al mismo tiempo enfrentaba una ola de violencia y protestas sociales que retaban a las autoridades, razón por la cual el presidente Hipólito Mejía puso en marcha a través de la Secretaría de las Fuerzas Armadas la denominada operación Centella: durante esta operación los militares establecieron retenes para revisar los carros en busca de armas de fuego.

Los convulsos y altos niveles de violencia que vivía el país, se habla de una tasa de homicidios de 26.52 por cada cien mil habitantes, obligaron que al mes de ser juramentado como presidente de la República, Leonel Fernández dispusiera el envío de cinco mil militares y policías a las calles, según constan en reportes periodísticos de la fecha.

En el año 2005 Fernández presentó a la nación el denominado Plan de Seguridad Democrática cuyo programa central era el programa “Barrio Seguro” con el cual se pretendía coordinar acciones represivas y educativas para enfrentar el auge del crimen, la delincuencia y el narcotráfico, así como fortalecer a la Policía con equipos y sofisticadas técnicas de investigación.

Este piloto que se desarrollaría mediante una coordinación entre Secretaría de Interior y Policía, la Procuraduría general de la República, la Policía Nacional, instituciones de servicio del Gobierno y organizaciones comunitarias se extendió a varios sectores de la capital, Santiago, las zonas turísticas y otras provincias del país.

Las motos Harley Davidson

Para ese plan se adquirieron unas 66 motocicletas marca Harley Davidson, a un costo de US$17 mil cada una, para patrullar en sectores como Capotillo, Guachupita, La Zurza, Gualey y otros nueve donde existía una alta tasa delictiva pero no pudieron ser utilizadas para tales fines porque no podían transitar por las estrechas calles de los barrios de la capital.

Con una inversión de unos 80 millones de pesos se creó, de acuerdo a reportes de prensa, una infraestructura tecnológica para enlazar unas 200 estaciones policiales con alrededor de 400 puntos de servicios mediante el cual se sistematizar los procesos de toma de denuncias, querellas, control de detenidos sistema para registrar los antecedentes penales, controlar y dar seguimiento a los casos, así como para el proceso de recuperación de vehículos, consulta de huellas dactilares, consultas de armas de fuego , entre otros.

En julio del año 2006 se creó Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, se prohibió el expendio de bebidas alcohólicas en colmados, discotecas, bares casinos y centros de diversión, a partir de las 12 de la noche, de domingos a jueves; y a partir de las 2:00 a.m. los días sábado y domingo.

Para esa época, la tasa de homicidios era de aproximadamente 24.66 asesinatos por cada 100 mil habitantes, por lo que la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas, hoy el Ministerio de Defensa (MIDE) creó la Fuerza de Tarea Conjunta Ciudad Tranquila (FTC-Ciutran), integrada por miembros del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea de República Dominicana para apoyar las acciones de la Policía en su combate a la delincuencia.

Más adelante, las autoridades iniciaron el plan de desarme a la población que inició con el decreto 309-06 que prohíbe la importación de armas de fuego, partes y sus respectivas municiones para el comercio con particulares. De igual modo, se dispuso el patrullaje en horario nocturno en todo el territorio nacional a cargo de patrullas integradas por miembros de los diversos cuerpos armados y de la policía nacional.

También se autorizó a la Policía Nacional la integración de la Policía Auxiliar, mediante la incorporación de jóvenes bachilleres y a nivel universitario para laborar en el área administrativa y en tareas preventivas en lugares de bajo riesgo así como en los barrios y localidades donde residan. Por último, con el decreto 317-06 se dispuso que la Policía retirara los agentes asignados al servicio de seguridad de instituciones públicas, funcionarios y dignatarios y los destinara al patrullaje preventivo.

Con el paso del tiempo, las autoridades comenzaron a darse cuenta que las medidas no estaban siendo tan eficientes como lo había programado: el ministro de interior, Franklin Almeyda reconoció que era difícil lidiar con la delincuencia y el presidente Fernández culpó a la globalización del aumento de los actos delincuenciales.

En su tercer período de gobierno, Fernández mantuvo el plan de seguridad con algunas modificaciones y teniendo que acudir al patrullaje mixto para bajar picos de hechos delictivos en el país.

La situación obligó a las autoridades a publicar espacios pagados en los periódicos una comparación de muertes por violencia y criminalidad. En octubre de 2008 mostraron estadísticas diciendo que “la sociedad provoca mayor violencia que la delincuencia”: las muertes por hechos delictivos eran 34.51% de los casos reportados en el país y el 65.49% fueron homicidios no provocados por la delincuencia.

Los medios de comunicación refieren que el 15 de diciembre de 2010, se dispuso que cuatro mil agentes mixtos patrullaran las calles de la República Dominicana.

Plan de Danilo Medina

En un acto encabezado por el entonces presidente Danilo Medina, el gobierno presentó en marzo de 2013 el nuevo Plan Integral de Seguridad Ciudadana, así como la propuesta de reforma de la Policía Nacional.

Medina enfatizó en sus palabras que “el gobierno ya está en marcha” y va a “trabajar sin descanso para que este plan lleve la tranquilidad a las madres y padres dominicanos, la tranquilidad que merecen”.
El plan se sustentó en dos pilares fundamentales: persecución y prevención del delito, debido a que las estructuras del crimen organizado, según cifras de la policía, son responsables del 60% de los delitos que se producen en nuestro país.

Entre los principales programas presentados por el Gobierno durante el anuncio figuraron: la reforma de la policía, implementación del Sistema Integrado de Emergencias 911, el programa de prevención Vivir Tranquilo, plan para el registro y control de motocicletas, plan de seguridad vial, estrategia para el control de drogas, medidas para el refuerzo de la Procuraduría General de la República, plan para el registro y control de armas, observatorio de la violencia.

El ámbito territorial del desarrollo de ese plan inicialmente fue el Distrito Nacional, provincia Santo Domingo, provincia Santiago, provincia San Cristóbal, y provincia La Altagracia, lo cuales en conjunto engloban alrededor de 180 barrios.

En el 2012, el Presidente creó el Programa de Protección y Asistencia Vial, a cargo de la Comisión Militar y Policial. Ese programa incluye un sistema de vigilancia, protección, seguridad y asistencia vial a nivel nacional, completamente gratis.

En junio de 2013, las autoridades se vieron obligadas a enviar a los policías y militares, nuevamente, a las calles para controlar los altos niveles de violencia y criminalidad, previo a esto, había derogado el decreto emitido por su antecesor y dispuso la creación de un nuevo Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, que entre otras cosas, tendría a su cargo dirigir el Observatorio de Seguridad Ciudadana.

Sistema 9-1-1 y otros

También planificar, producir, coordinar y evaluar la inteligencia interinstitucional para la prevención de la criminalidad y la violencia en base a los datos obtenidos sobre delincuencia y crimen organizado a través del Observatorio de Seguridad Ciudadana del país y los organismos de seguridad del Estado, respectivamente; elaborar políticas y diseñar acciones contra el crimen y la violencia, así como servir de soporte para la aplicación del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana.

Medina puso en operación el 30 de mayo de 2014 el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, con el cual buscaba sustentar la seguridad ciudadana. En ese año la tasa de homicidios bajó con relación al año anterior: el promedio de homicidios fue de 151 casos por mes, con una tasa de 18.3 homicidios por cada 100 mil habitantes, según un informe del Observatorio de Seguridad.

En julio de 2016 el ejecutivo promulgó la Ley 590-16 Orgánica de la Policía Nacional que busca lograr una carrera profesional policial basada en el mejor desempeño, con una mayor especialización en los dos papeles que la policía tiene como misión: la prevención y la persecución del delito.

Junto con el cambio en la ley de la Policía, así como de la fachada de la sede principal y el cambio del título de jefe a director de la policía, el gobierno también dispuso un aumento salarial para los miembros del cuerpo del orden, que de acuerdo a un video de denuncia de uno de sus miembros era un “sueldo cebolla”.

Los rasos de la institución pasaron a devengar un sueldo de RD$ 10 150.42, para un incremento de 45 %. El rango de mayor general en jefe, tuvo un aumento de un 10 % para recibir un salario de RD$ 89,963.5; los coroneles fueron aumentados un 30 % para un sueldo de RD$ 29,375.3, también para el rango de primer y segundo teniente, se dispuso un incremento de un 20 % para que recibiesen una compensación de RD$ 18,001.32 y RD$ 15 600.26 respectivamente.

El plan integral de seguridad inició con la participación de más 2,000 efectivos policiales y militares, para el patrullaje. Luego se aumentó a más de 5 mil y en agosto 2015 se dispuso que eso sea reforzado con la integración de 1,800 policías recién salidos de la academia, la colaboración de 1,709 militares. Además, el Plan Integral de Seguridad tenía a su disposición 631 vehículos, así como 948 motocicletas, refiere un informe de Dirección de Información, Análisis y Programación Estratégica (Diape).

Los reportes de prensa refieren que recurrió al patrullaje mixto en junio de 2016, abril 2017 y en marzo de ese mismo año enviaron a 7,000 soldados y policías a las calles.

Abinader tiene “Mi país seguro” y reforma a PN

En junio de 2021 el presidente Luis Abinader inició el proyecto piloto “Mi País Seguro” de la Estrategia Integral de Seguridad Ciudadana y Convivencia Pacífica que incluye los componentes de registro de motocicletas, recolección y entrega de armas voluntarias.

Inició la implementación de una plataforma tecnológica que le permite medir la criminalidad y la delincuencia en tiempo real y compartir sus informaciones con todas las instituciones que trabajan en seguridad ciudadana.

También ha encabezado un plan de reforma a la Policía que inició con el aumento del salario de los agentes, dotación de un seguro de salud Premium, facilidades en transporte, supermercados y para la adquisición de viviendas. Además de reforzar la capacitación de sus miembros.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Hogla Enecia Pérez