PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Después de sus fracasos llevando candidatos presidenciales propios en los procesos del 2004 y el 2008, el PRSC se vio obligado a aceptar su realidad de partido minoritario y apostar a alianzas con otras fuerzas para lograr alguna cuota de poder.

De ahí para acá, en sus participaciones en elecciones presidenciales no solo se ha aliado con partidos grandes, sino que hasta lo ha hecho con pequeños. En el 2012, llevó a Danilo Medina como candidato.

Era la primera vez que un peledeísta era postulado por el partido rojo, ya que la alianza del 1996 fue en segunda vuelta, por lo que Leonel Fernández no apareció en un recuadro del PRSC ni en ese proceso ni en los posteriores, aunque siempre recibió el respaldo de un amplio sector del reformismo.

Con Danilo, rondó el 6 por ciento de los votos. En el 2016, llevó como candidato a Luis Abinader, en alianza con el entonces recién creado PRM, y logró sobrepasar el 5 por ciento de los votos, por lo que se mantuvo como mayoritario.

En las elecciones del 2020, también apoyó a un partido nuevo, en este caso Fuerza del Pueblo, llevando como candidato a Leonel Fernández. La apuesta de los reformistas parecía clara, y hasta lógica.

Basados en el hecho de que contaban con un partido de mayor tradición, con un color atractivo en la boleta, como es el rojo, y una buena ubicación, ya que eran dueños del recuadro número cuatro, pensaban que podían obtener más votos que la misma FP, que era una conversión del Partido de los Trabajadores Dominicanos. Pero no fue así. El nuevo partido sacó 4.61 por ciento de los sufragios, y el Reformista, un 3.68 por ciento.

Posted in PolíticaEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Héctor Marte Pérez