“La calidad en el servicio médico es nuestra prioridad”

Un niño es atendido por su madre en la Unidad de Quemados. Kelvin Mota

La Unidad de Quemados Dra. Thelma Rosario; posee el único banco de piel y tejidos que existe en el país

La Unidad de Quemados Dra. Thelma Rosario, del Hospital Infantil Regional Universitario Dr. Arturo Grullón, en Santiago, es un centro médico único en República Dominicana. Anualmente, más de 1,700 niños y niñas, con quemaduras de diferentes grados, y especialmente por líquidos, son atendidos por un cuerpo médico conformado por diferentes especialistas.

Fue inaugurado el 30 de marzo del 2005 e inició la recepción de pacientes en mayo de ese mismo año. Inmediatamente, se convirtió en un centro no solo referente a nivel regional, sino de toda la isla, ya que recibe pacientes de todas las provincias y de Haití.

Hace 18 años el Arturo Grullón poseía una pequeña sala de quemados que no era el área adecuada para manejar este tipo de pacientes. En ese momento, cuenta la directora de la Unidad, Renata Quintana, el voluntariado Jesús con los Niños gestionó con el Gobierno la construcción del actual centro, similar al que existía en Santo Domingo para adultos en el Hospital Luis Eduardo Aybar.

La construcción se llevó a cabo con fondos del Gobierno y con donaciones de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Su primer director fue Julio Marte.

La Unidad está conformada por médicos de diferentes especialidades que garantizan el manejo integral de los pacientes, como anestesiólogos, pediatras, fisiatras, nutriólogos clínicos, así como cirujanos generales, plásticos y reconstructivos. Hay entre tres y cuatro médicos por especialidad.

La directora de la Unidad explica que “el paciente se maneja, además, de la mano muy estrechamente con el departamento de psicología y el personal de Trabajo Social, quienes tratan con los familiares, profesores y compañeros de la escuela del afectado para evitar traumas mentales, y que éste retome su vida normal, dentro de lo posible, después de la lesión”.

“La calidad en el servicio médico es nuestra prioridad.
Afortunadamente, contamos con los profesionales necesarios y calificados para brindar la atención médica con la humanización del paciente como guía”, manifiesta Quintana.

El año pasado el centro atendió a 1,700 personas, una cifra similar que sostiene año tras año. En el 2019 ingresaron únicamente a 307 niños y niñas, mientras el resto solo recibió atenciones ambulatorias, y no se ajustaban a los criterios de ingreso tomados en cuenta con un quemado.

Entre esos criterios para internamiento están aspectos relacionados con el entorno socioeconómico y la ubicación del paciente, donde se valora si se garantizará un cuidado adecuado de la lesión, para que ésta no sea afectada por una infección o sufra una herida, “ya que la gravedad que conlleva una quemadura herida o infectada es compleja, a veces mortal”.

Además, son ingresados todos los pacientes menores de cinco años con cualquier tipo de quemadura; todos los pacientes que tienen lesiones por electricidad o químicos; niños con cualquier morbilidad, como falcemia o diabetes, así como aquellos con una quemadura con trauma asociado.

La doctora Quintana señala que la mayoría de los casos que recibe el centro son de niños afectados por líquidos calientes, especialmente aquellos que son menores de cinco años. La segunda causa de quemaduras, que igualmente es compartida por los adultos, es por electricidad.

La Unidad, que funciona administrativamente independiente del Arturo Grullón, tiene entre su cartera de servicios la parte de investigación para el manejo de los pacientes. Presentó, junto a la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PCMM) una propuesta de investigación a los fondos concursables del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Mescyt) que dio origen a la instalación del único Banco de Piel y Tejidos que tiene el país.

“Actualmente en el mundo, el manejo de las quemaduras no es solo enfocarse en la reanimación inicial del paciente, sino también considerar cómo sustituir esa piel que se dañó, sobre todo si la lesión ocupa grandes extensiones. Ha habido casos de pacientes con el 60% de la superficie corporal quemada, y que necesita ser cubierta, pero los productos farmacéuticos son bastante costosos”, detalla Quintana.

“Entonces, el hecho de tener un banco de tejidos nos da la posibilidad de brindarles cobertura con injerto de piel cadavérica o piel de cerdo, pero también con membrana amniótica, que desde el punto de vista de la fármaco-economía ayuda a reducir los días-cama del paciente, además ayuda a reducir la cantidad de medicamentos, y reduce las infecciones”, agrega al respecto.

El Banco de Piel y Tejidos se instaló en el marco del proyecto de investigación “Aloinjertos de piel versus xenoinjertos como predictores del tiempo de re-epitelización en pacientes con quemaduras tipo AB tratados en la Unidad de Niños Quemados Dra. Thelma Rosario”, liderado por la doctora Cinthia Núñez, docente de la Madre y Maestra.

El costo promedio por atención y tratamiento de un niño que presente un alto porcentaje de quemaduras en su cuerpo oscila entre un millón 800 mil y dos millones de pesos. Aunque esto dependerá del tiempo que permanezca ingresado y las quemaduras que tenga en su cuerpo. Un menor con 20 por ciento de quemaduras, deberá permanecer interno hasta veinte días.

Realizan campañas para prevenir quemaduras

La Unidad de Quemados, reconocido por el Ministerio de Administración Pública (MAP) con Medalla de Bronce en el Premio Nacional a la Calidad, impacta de diferentes formas a la población de Santiago. Principalmente, realiza campaña de prevención de quemaduras, en conjunto con varias instituciones como el Club Activo 20-30, como una estrategia para evitar casos lamentables. Realizan charlas de prevención en diferentes escuelas, albergues e instituciones de la ciudad, con el interés de generar concienciación en el cuidado y supervisión de los niños. Igualmente, se adaptan a los nuevos tiempos y realizan campañas a través de las redes sociales para educar a la población.

Centro
Fue inaugurado el 30 de marzo del 2005 e inició la recepción de pacientes en mayo de ese mismo año.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4
Compartir
Noticia anteriorEs tu hora
Noticia siguienteDybala, tercer jugador de la Juve con Covid-19