El caso fortuito y la fuerza mayor

Siempre que la ley ordene el cumplimiento de un determinado acto, la parte a cuyo cargo se ha puesto, está obligada a efectuarlo -en la forma y dentro de los plazos correspondientes- so pena de las sanciones que, en cada caso, establezca la ley.

Sin embargo, si el incumplimiento del acto se produce bajo determinadas circunstancias, puede ser subsanado y -en consecuencia- no se producirán los efectos que, normalmente, deberían producirse.

Tal ocurre, por ejemplo, cuando el acto no se realiza como consecuencia de un acontecimiento fortuito o de una fuerza mayor.

Aunque tales conceptos son mencionados en la legislación dominicana, ningún texto legal los desarolla sino que su definición ha estado a cargo de la doctrina que entiende como fortuito el «hecho que no ha podido preverse, o que no hubiera podido preverse o que, previsto fuera inevitable» y como fuerza mayor la «Circunstancia imprevisible e inevitable que altera las condiciones de una obligación»; siendo el ejemplo más tipico de la fuerza mayor las catástrofes naturales, la guerra e incluso las epidemias y pandemias.

Asi, por ejemplo, nuestro Codigo Civil, libera de responsabilidad a la parte que no cumple con su oblicación a consecuencia de la fuerza mayor o de un caso fortuito (artículos 1148, 1348, 1631, 1733, 1755, 1784, 1929, 1934, y 1954).

Sin perjuicio del carácter supletorio que estas normas pudieran tener, nuestro Código Procesal Penal menciona expresamente el caso fortuito o la fuerza mayor en dos ocasiones.

Por un lado, el artículo 385 libera de responsabilidad por desacato, al funcionario a quien se le dirige un mandamiento de habeas corpus, que no haya presentado a la persona en cuyo favor se expide.

Mientras, por otro lado, el artículo 147 dispone que las partes pueden solicitar la reposición total o parcial de los plazos cuando -por razones de fuerza mayor o por caso fortuito- no se hayan podido observar.

Resulta evidente que la declaratoria de emergencia nacional decretada por las autoridades a consecuencia de la pandemia provocada por el Covid-19, constituye un caso de fuerza mayor y que -aun cuando las medidas tomadas por el Consejo del Poder Judicial y que están contenidas en el acta 02-2020 del pasado 19 de marzo, no aluden a tal concepto- en materia penal, por efecto del mencionado artículo 147 casi todos los plazos deberán ser repuestos.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEl más necesario de los muros
Noticia siguienteEl ocio en tiempo del coronavirus