Mi gran decisión

Compartir

Vivir en prisión domiciliaria tiene cosas buenas (lees mucho más, ves completas las mejores series y haces vida familiar); otras no tan buenas (como no juntarte con los amigos y tener que usar una ridícula mascarilla para todo), y otras definitivamente odiosas (por ejemplo, ya odio el teléfono y no soporto al Ministro de Salud Pública). Pero también he descubierto algo muy importante: ser perro callejero es una envidiable categoria social, al margen de todo mal y de todo toque de queda. (Es más, he tomado una gran decisión: ¡En mi próxima vida no quiero ser escritor Premio Nobel, sino simple perro callejero!).

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorFadul agradece ayuda para discapacitados
Noticia siguientePasajeros no