Olímpico absurdo

Compartir

No me cansaré de repetirlo: en situaciones de desastres naturales, pandemias sanitarias o crisis no política -como la que está viviendo el mundo hoy por el Covid-19-, por cultura cívica o de lógica común la oposición política y todo ciudadano altruista se ponen a disposición de las autoridades de turno -sin condicionamiento ni esperar que los convoquen- y los ciudadanos de a pie -conscientes- acatan las ordenanzas de resguardo y seguridad; aunque siempre, unos pocos, hagan caso omiso y hasta desafíen tales disposiciones, en este caso sanitarias que emanan de autoridades competentes (eso es universal, pues en toda sociedad hay gentes desaprensivas).

Huelga pedir o indagar, como la pandemia ha hecho colapsar sistemas sanitarios de países altamente desarrollados por la demanda en sus capacidades o coberturas hospitalarias de internamiento, emergencia, personal médico, paramédicos y de enfermería. Una mirada, rápida y objetiva, no dejan mentir sobre un panorama global desolador y sombrío de altas y bajas….

Por ello, nos resulta chocante que, alguien, en “su sano juicio”, pueda pretender que en países subdesarrollados o en vía de desarrollo, como el nuestro -que no existe dictadura-, la pandemia -su desarrollo y manejo- pueda compararse con países de sistemas sanitarios, economías, tecnologías y recursos médicos-científicos más avanzados. Eso es un olímpico absurdo.

Y, precisamente, es de ese absurdo -subdesarrollo cultural-cívico-político- que surgen y se explican: “encuestas” que en medio de la pandemia “miden” posicionamiento político-electoral y desempeño de “líderes”-candidatos, redentores o mesías que, con videoconferencias y recetas de chamanes, procuran titulares de medios -como plataforma de promoción política-; sin mencionar, también, mojigangas de candidatos que ante la ausencia de creatividad y altruismo, pero con discursos politiqueros -¡mentiras!-, no pueden esconder su fingida irrupción, en el escenario sociopolítico, de bienhechores insulsos-desabridos.
Mientras, uno, de los políticos-candidatos -a la vista de todos, llamémoslo por su nombre: Gonzalo Castillo-, en vez de blablablás…, o pretenderse mesías, da y da, como decía la madre Teresa, “hasta que duela” sin reparar en banderías políticas.

Resultando que mesías y mojigangas –todos aliados y candidatos-oposicionistas, al mismo tiempo- se estén peleando el primer lugar sobre quien, de todos, logra mas bulla o bulto mediático; o cuando no, cual critica, al actual gobierno, con mas virulencia, altisonancia y protagonismo.

Sin embargo, lo peor no es la pretensión de mesías de uno, o de mojigangas de otros, sino, cómo, a través de redes sociales, “encuestas” de encargo y sastres caseros-, de algunos medios, más “periodistas”-kamikazes, llevan una campaña irresponsable que estimula desacatos ciudadanos, desinformación,mentiras y condicionamiento social inducido para alentar, sutilmente, turbulencias políticas e incertidumbre. ¿Quién diablos lo entiende, pues?

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEl culto de la exageración
Noticia siguienteMercancía política