Alentar el cambio desde la oposición

Compartir

La política como expresión de los intereses y las aspiraciones de los distintos actores y sujetos que están presentes en una sociedad orienta y administra las distintas modalidades y formas de lucha que adquieren los conflictos de intereses o los intereses encontrados tanto bajo los regímenes de naturaleza dictatorial o autoritario, así como en los de carácter republicano, democrático y constitucional.

El pasado 5 de julio, la voluntad popular le otorgó, en las urnas, una significativa victoria electoral al candidato Luis Abinader Corona, al Partido Revolucionario Moderno y a la coalición política-social del gobierno del cambio. A partir del 16 de agosto, el Partido de la Liberación Dominicana sale del poder y del gobierno que ejerció por 16 años consecutivos, y asume el mando de la nación, el Partido Revolucionario Moderno, poniéndole fin a más de 30 años en la oposición.

Los resultados de las votaciones y el escrutinio de las congresionales y presidenciales del 5 de julio, nos colocan frente al siguiente escenario: el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se confirman como las únicas dos opciones mayoritarias, los representantes del bipartidismo del siglo XXI y las fuerzas principales y líderes del gobierno y la oposición.

El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), que desde el 1966 hasta el 1996, corporizaron el bipartidismo del siglo XX, al tener la preeminencia política, en todo ese período, quedan reducidos a la condición de partidos minoritarios, con menos de un 2% de los votos y con escasas oportunidades y opciones para modificar o superar esos resultados.

La Fuerza del Pueblo (FP) contando con el liderazgo y la candidatura presidencial del Dr. Leonel Fernández, tres veces presidente constitucional de la República Dominicana, y, por casi 20 años, presidente del Partido de la Liberación Dominicana, habiendo adquirido la franquicia electoral del disuelto Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD) y teniendo el respaldo de la coalición electoral “Juntos Podemos” y el PRSC, no logró (con sus votos y cargos electos) emerger como tercera vía u opción electoral, quedando muy por debajo de sus expectativas.

Alianza País y su candidato y líder, Guillermo Moreno, en su cuarta postulación presidencial, aunque alcanzó, por vía propia, un Diputado en la Circunscripción #1, del Distrito Nacional y un Diputado Nacional, vía el acuerdo parcial con el PRM, tuvo un retroceso importante en su votación nacional, que incluso pone en riesgo el mantenimiento de su personería jurídica electoral.

Para completar el cuadro, que nos dejan los resultados del 5 de julio, llamo la atención sobre tres elementos:

1ero. Una abstención récord, que alcanzó un 45%, lo que representa un incremento de un 15% de la registrada en las elecciones del 2012 y el 2016.

2do. El protagonismo social y político-electoral de las distintas fracciones o capas de la clase media, en particular de su segmento más alto, en término socio-económico y más ilustrado, en términos educativos y culturales.

3ero. La inclusión, a nivel de los distintos poderes públicos, de un contingente de jóvenes y jóvenes adultos (hombres y mujeres) que, independientemente de su postulación o identificación con tal o cual partido, representa generacionalmente una bocanada de aire fresco y de renovación en el sistema de representación nacional.

Las circunstancias en que accede al gobierno el presidente electo, Luis Abinader, el Partido Revolucionario Moderno y aliados, están signadas por el desarrollo y la expansión de una emergencia sanitaria planetaria, a causa del Covid-19, con consecuencias de máximo riesgo para la salud y la vida de los ciudadanos y las ciudadanas, y con un terrible impacto negativo sobre la economía del país y las condiciones de vida y de trabajo de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

Esa realidad aconseja que desde el gobierno, que regirá los destinos de la nación, a partir del 16 de agosto, se priorice la preservación de la salud y la vida de los dominicanos y las dominicanas, y se ponga en marcha un programa de reactivación de la economía, que coloque en primer lugar la protección y ampliación de los derechos consignados en la Constitución y en las leyes, a favor de quienes son más y tienen menos.

Desde la oposición, a su vez, tenemos que alentar el cambio, al proponer políticas públicas, iniciativas políticas y medidas administrativas que contribuyan a una gobernabilidad con MÁS DEMOCRACIA, MÁS BIENESTAR Y MÁS SOBERANÍA.

Gobierno y oposición al reconocer que el conflicto y la confrontación, el diálogo, el entendimiento y la cooperación son inherentes al ejercicio dela política, y desde las responsabilidades que nos ha asignado la voluntad popular en las urnas, debemos procurar: “Darle lo mejor a todos y evitarle, a la mayoría, lo peor, también”.

¡Manos a la obra, a trabajar, que el Cambio Va!

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorDiputado nacional prioriza minoritarios
Noticia siguienteComunidades se quejan por la falta agua y tandas apagones