El director ruso de ascendencia oseta, Tugan Sójiev (Sokhiev en la transliteración que se hace a través del francés) anunció este domingo que dejó su cargo de director musical del Teatro Bolshói de Moscú y de la Orquesta Nacional del Capitole de Toulouse (Francia), a raíz de la guerra con Ucrania.

El conocido músico ruso, nacido en 1977 en Vladikavkaz (Osetia), quien desde el 2014 ha sido el director musical del Teatro Bolshoi, emitió un comunicado donde explica su posición.

Su relación con la agrupación musical de Touluse ha sido descrita como una de las más sólidas e interesantes en lo que va de siglo XXI, por los expertos en música sinfónica del continente europeo.

Sójiev se desempeñó también desde 2012 como director principal de la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín, plaza que abandonó en 2016.

En su comunicado el prometedor músico de 44 años, criticó la Cultura de la Cancelación a la que están siendo sometidos colegas de distintas manifestaciones artísticas.

Texto íntegro del comunicado

“Sé que muchas personas querían saber mi posición sobre lo que está pasando en este momento y estaban esperando que yo hablara.

Me llevó algún tiempo comprender lo que estaba pasando y expresar los sentimientos complejos que me despertaban los acontecimientos actuales.

Antes que nada, debo decir lo más importante: nunca he apoyado ningún conflicto. No los acepto en ninguna forma o manifestación. El hecho de que alguien pueda cuestionar mi compromiso con la paz y pensar que, como músico, puedo abogar por otra cosa que no sea la paz en nuestro planeta es impactante e insultante.

Durante los diversos eventos geopolíticos catastróficos que ha enfrentado la humanidad en los últimos veinte años a medida que se ha desarrollado mi carrera profesional, siempre me he quedado con mis compañeros músicos y siempre hemos compartido y expresado apoyo y simpatía por todas las víctimas de estos conflictos.

Esto es lo que hacemos los músicos: expresamos nuestros pensamientos a través de la música, decimos cosas emocionales a través de la música, consolamos a los necesitados con la música. Los músicos tenemos la suerte de poder hablar este idioma internacional, que a veces puede expresar más que cualquier palabra conocida por la civilización.

Siempre estoy muy orgulloso de ser un director de orquesta de un país tan rico en cultura como Rusia, y también estoy muy orgulloso de ser parte de la vida musical francesa desde 2003. Eso es lo que hace la música. Conecta a personas y artistas de diferentes continentes y culturas opuestas, sana las almas de las personas y da esperanza para una existencia pacífica en este planeta.

La música puede ser dramática, lírica, divertida, triste, ¡pero nunca ofensiva! Estaba convencido de esto como resultado de una fructífera cooperación con una maravillosa orquesta en Toulouse. Mi increíble equipo en el Teatro Bolshoi me lo demuestra cada vez que realizo presentaciones en Rusia o cuando estamos de gira con ellos en Europa.

Tanto en Toulouse como en el Teatro Bolshoi invité regularmente a cantantes y directores ucranianos. Ni siquiera pensamos en nuestra nacionalidad. Disfrutamos haciendo música juntos y siendo parte del mundo de la música. Y hoy nuestra posición permanece sin cambios.

Por eso comencé el Festival Ruso-Francés en Toulouse: para mostrarles a todos que los pueblos de Francia y Rusia están conectados histórica, cultural, espiritual y musicalmente, y que estoy orgulloso de esta conexión entre nuestros dos grandes países que amo.

Hoy en día este festival se opone a las autoridades de la ciudad de Toulouse. ¡Qué desgracia! Creo que este festival puede lograr más en el establecimiento de relaciones amistosas que de declaraciones políticas.

En los últimos días, he sido testigo de lo que pensé que nunca vería en mi vida. Hoy en Europa me veo obligado a tomar una decisión y preferir un miembro de mi familia musical a otro.

Me quieren obligar a elegir entre dos tradiciones culturales.

Me quieren obligar a preferir un artista a otro.

Me quieren obligar a elegir un cantante sobre otro.

Pronto me pedirán que elija entre Chaikovsky, Stravinsky, Shostakovich y Beethoven, Brahms, Debussy. Esto ya está sucediendo en Polonia, un país europeo donde la música rusa está prohibida.

No puedo ver cómo mis colegas (directores, actores, cantantes, bailarines, directores) son amenazados, tratados irrespetuosamente y se convierten en víctimas de una “cultura de cancelación”. Nosotros, los músicos, tenemos una oportunidad excepcional, al tocar e interpretar a estos grandes compositores, para ayudar a preservar la humanidad, mantenerla amable y respetuosa entre las personas. Nosotros, los músicos, estamos llamados a recordar a través de la música de Shostakovich los horrores que sucedieron a la humanidad en la Segunda Guerra Mundial. Los músicos somos embajadores de la paz. En lugar de utilizarnos a nosotros y a nuestra música para unir naciones y pueblos, en Europa intentan dividirnos y condenarnos al ostracismo.

Por todo lo anterior, y al verme obligado a enfrentarme a una elección imposible entre mis músicos rusos favoritos y mis músicos franceses favoritos, he decidido renunciar como Director Musical y Director Titular del Teatro Bolshoi de Moscú y renunciar como Director Musical de la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse.

Fue y siempre será un gran honor para mí conocer, trabajar juntos y tocar música con los artistas y músicos de estas dos increíbles orquestas. Estoy orgulloso de ellos.

Tugan Sójiev»

Más de gente

Más leídas de gente

Las Más leídas