¡Dios te sorprende!

Cuando has dejado de creer en ti mismo o no crees merecer que alguien pueda creer en ti, el amor sorprendentemente llega a tu puerta y viene como ese amigo que nunca hubieras pensado que podría ser tu amigo, con palabras sencillas, hasta usadas, pero con hechos alentadores, concretos e incondicionales, sin importarle que quienes te dejaron le dejen también por haberse unido a ti, respetando mas su conciencia y principios que las ajenas y sus estereotipados pareceres. No siempre el amor viene vestido de seda, en una alfombra mágica o con chocolates, pero es fiel como el rayo mañanero que le arranca las sábanas a tus pesadillas para decirte dulcemente “que cuando todo en tu vida parece caerse en pedazos es justo cuando por fin caerá en su lugar”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.