El peso de cargar un nombre de calle

César Nicolás Penson Matos, el ilustre escritor de “Cosas Añejas” y director del primer diario del país, “El Telegrama”, y por el que se le dio nombre a la importante avenida que marca Gascue y más, era mi abuelo paterno. De numerosa descendencia, 18 hijos, solo la mitad sobrevivió dadas las condiciones de la época, a fines de los 1800. Mi padre, Augusto Aquiles, era apenas un niñito de 7 años, cuando fallece el ilustre, a los 46 años. Un hijo se llamó César y otro, el póstumo, Nicolás, pero ninguno con la combinación de los dos nombres. Es a mí a quien toca cargar con el nombre del ilustre escritor, sin que mis padres imaginaran lo difícil que resultaría cargar con un nombre de calle.

El ego y las menciones dentro del núcleo familiar exaltaron el orgullo y la responsabilidad de cargar con él, llevándome a pronunciarlo con el alma llena de anécdotas y referencias, que la “historia” que el público conoce, no recoge. En mi infancia, en cada ocasión que tenía que identificarme, me corregían: “mi’jo no es adonde tu vives; es cómo te llamas” y esto obligaba a una explicación. Ya en la adolescencia, cansado del eterno juego, opté por suprimir el Nicolás y entonces me decían: “por un chin y te llamas igual que la calle”. Es notorio que la gente común se refiere a “la calle” y pocas veces al personaje, mostrándose más interesados en el lazo familiar, que en su contribución a la dominicanidad que llevó a los munícipes de una época, a designarla en su honor.

Pasados los años y con la madurez a que el paso del tiempo obliga, decidí identificarme con el nombre completo y hasta disfrutar las diversas reacciones que ello provoca. Por lo general me expresan: “pero eso’e una calle”, con rostros de incredulidad y dudas y en los extremos me preguntan: ¿y el nombre se lo pusieron por uté? Cuando la suspicacia se refleja en la cara del que precisa del nombre, como luna llena, le expreso: “esquina Rosa Duarte”. En alguna ocasión alguien me ha preguntado: “¿y porqué Rosa Duarte?”, a lo que tengo que responder: “porque es la única calle, con nombre de mujer, que lo cruza”.

En los últimos tiempos, donde la ignorancia ha encontrado campo fértil y ha hecho nido en nuestras juventudes, y en donde tantos extranjeros hispanoparlantes desconocen de manera absoluta todo lo dominicano que no se baile o se beba, acentúan la o final del apellido y me hacen pensón, como si mi actividad principal fuera el pensamiento profundo.

En una ocasión fui invitado a una actividad social, en la casa del embajador americano, que, estando la propia embajada ubicada en la mencionada calle, tenía, al igual que la esposa, especial interés en conocer a un descendiente de ese señor, con el mismo nombre por demás. Con mucho interés indagaron quien había sido y quisieron conocer de viva voz, lo que los escritos no revelaban, de la personalidad de un dominicano ilustre que la historia privilegia.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.