Poesía y virtuosismo ante el piano y la OSN

Compartir
El director José Antonio Molina durante su participación junto a la OSN.

La primera entrega de la Temporada Sinfónica 2017 se presentó con éxito en el Teatro Nacional, a casa llena

La Temporada Sinfónica 2017 inició el pasado miércoles, en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, con la participación de los tres ganadores del XVIII Concurso Internacional de Piano de Santander Paloma O’Shea: Jiannin Kon, David Jae-Weon Huh y Juan Pérez Floristán.

La noche prometía mucho. Y no es para menos. El solo hecho de que sangre joven y fresca, virtuosos de la escena pianística internacional más actual, protagonizara el concierto de apertura de la Temporada, despertó de inmediato un gran interés entre los amantes de este género musical. Esto sumado al prestigioso concurso que representan, que ya se ha convertido, su presentación, en una tradición en la República Dominicana, gracias a la labor encomiable de la Fundación Sinfonía.

En definitiva, fue una noche para recordar, llena de emoción y nostalgia, porque tras la orquesta salir a escena, y cada músico colocarse en su asiento, fue evidente la ausencia de Pavle Vujcic, concertino por más de 30 años de la Orquesta Sinfónica Nacional, quien falleció el pasado 28 de julio. Y como una muestra del cariño que le tenía el público dominicano, un aplauso al unísono de todos los presentes se extendió por varios minutos, en su memoria.

A seguidas fue reconocida Margarita Copello de Rodríguez, presidenta de la Fundación Sinfonía, por su dedicación al fomento de la música, quien recibió la Medalla de Honor de la Fundación Albéniz, que preside Paloma O’shea, y que le entregó el ministro consejero de la embajada de España en Santo Domingo, Rodrigo Campos. Copello, visiblemente emocionada, compartió el galardón con sus compañeros de trabajo, grupo que es, según expresó, efectivo y cariñoso, al tiempo de agradecer al público, complacida de que trabajar en beneficio de la música es un privilegio.

Dicho preámbulo dio apertura al banquete musical de la noche con Jiannin Kon, de China, ganador del tercer lugar, quien interpretó el Concierto No. 2, del polaco Frédérich Chopin, bajo la dirección del joven Santy Rodríguez. Un poco tímido al inicio del primer movimiento, Kon se enfrentó a un concierto romántico, de principio a fin, del cual salió airoso gracias al lirismo con el cual supo interpretar los compases del mismo. Se convirtió en un poeta ante el piano, vital para poder comunicar lo que su compositor deseaba transmitir con dichas notas. Aquí no resultaron extrañas las lágrimas de algunas damas presentes.

Terminada su participación, entró a escena el coreano David Jae-Weon Huh, quien obtuvo el segundo lugar en la competencia. Una fiel muestra de lo que debe ser interprete estrella de la música del austrohúngaro Franz Liszt, de quien interpretó su Concierto No. 1, dirigido por Guillermo Mota. La maestría, brillantez y virtuosismo de su ejecución asombró sobremanera a cada uno de los presentes, consagrándose así como la verdadera estrella de la noche, y recibiendo, como fue de esperarse desde su inicio, la ovación total de la sala.

Para cerrar, el español Juan Pérez Floristán, ganador del primer lugar y del premio del público Canon, quien culminó la noche con el Concierto en Sol mayor del francés Maurice Ravel, con José Antonio Molina en la dirección. Una composición de sonidos y colores brillantes, imbuidos de excitantes melodías al estilo del jazz, si bien conservando elementos clásicos. Su presentación resultó llamativa por lo fluida y vivaz que resulta esta obra de Ravel, aunque por momentos la sonoridad del piano se diluía, quizás demasiado, siendo opacada por la orquesta. El ganador de la Medalla de Oro tuvo su momento de gloria en el segundo movimiento, hermoso y contemplativo, que lo encaminó de la mejor forma al tercer y último, dando fin a la velada.

Preámbulo musical

Se están convertido en una tradición las charlas pre-conciertos ofrecidas por Margarita Miranda de Mitrov y Eduardo Villanueva, como una forma de introducir el programa de la noche y de que los asistentes puedan disfrutar de una mejor forma las presentaciones. Se llevan a cabo el mismo día del concierto a las 7:30 p.m., en el bar Juan Lockward, del Teatro Nacional Eduardo Brito, bajo el auspicio del Club Premium Popular.

La Temporada continua el próximo miércoles 23 de agosto, con la participación del violinista Ángelo Xiang Yu, ganador del prestigioso Concurso Internacional de Violín Yehudi Menuhin, en el 2010, que tocará el Concierto No. 4 en Re mayor para violín y orquesta , ++de Wolfgang Amadeus Mozart.

En memoria

La edición 2017 de la Temporada Sinfónica está dedicada al músico y escritor Jacinto Gimbernard, quien falleció el pasado 24 de mayo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir