PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
ESCUCHA ESTA NOTICIA

El sábado 5 de mayo de 1979, la página de las sociales del periódico Listín Diario se hace eco de que “celebraron sus bodas anoche -4 de mayo de 1979- en intimidad familiar el pintor Iván Tovar y la periodista del Listín Diario Emely Tueni Brinz”, teniendo como testigo a don Rafael Herrera, quien fungía como director del prestigioso diario de referencia.

La pareja se conocía desde los inicios de la década de 1960. Tovar había completado sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes, pero continuaba asistiendo a la academia, al tiempo de trabajar en una fábrica de cerámica en Santo Domingo. “Ahí decoraba platos, tazas y cosas…”, tal como comenta al ser entrevistado por el crítico de arte Amable López Meléndez para el periódico HOY, publicado el domingo 21 de junio de 1998.

Emely, estudiaba en el Instituto para Señoritas Salomé Ureña y el dramaturgo Máximo Avilés Blonda, era su profesor de literatura, al tiempo de ser gran amigo de Iván Tovar. El maestro enfermó y, el sentido de solidaridad propició que el amigo y la alumna fueran a visitarle.

Ese primer encuentro fue definitorio, pues motivó que Tovar y Tueni quedaran en contacto. Iván visitaba a Emely a su casa y asistían con regularidad al cine en compañía de la madre de la enamorada.

Al egresar de Bellas Artes, Tovar había aplicado para una beca en Italia con la que fue favorecido, pero no pudo viajar, porque no contaba con pasaporte. “¿En la época de Trujillo? … eran los privilegiados los que tenían pasaporte. Había que ser un peje gordo, o un hijo de peje gordo. Además, yo era un tipo que estaba fichado por ser del MPD -Movimiento Popular Dominicano-”. (Ibídem).

Al finalizar la dictadura Trujillista en 1961, Tovar ya no tenía problemas políticos, así que se enfocó en irse del país. “Estaba buscando otros horizontes, … me encontraba que esto aquí era demasiado estrecho” (Ibídem). Así siempre se lo hizo saber a Emely a quien le dejó como recuerdo de esos primeros amoríos varias piezas de cerámica y un hermoso dibujo de su rostro fechado en 1962.

Posted in Crítica Arte
agency orquidea

Más contenido por Lilian Carrasco