Guste o no de béisbol (o de cine con historias del deporte), este filme es para personas que no entienden mucho de pelota y ni les fascina; lo mejor de Moneyball es que muestra a un héroe solitario andando contra la corriente, que busca apenas en sí mismo la fuerza necesaria para seguir. Gracias al desempeño actoral de Brad Pitt, secundado por Philip Seymour Hoffman y el gordito Jonah Hill, el director arranca con encuadramientos inusitados, mezcla material documental de la historia real con el arte ficcional, todo el mundo interior de un ser brillante y poco o nada comprendido. Sin embargo, se ve claro que un individuo debe buscar en su interior la fuerza que nunca encontrará en su ambiente, la única con la que cuenta. Adaptada del libro (“Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game) por los guionistas Aaron Sorkin (La Red Social) y Steven Zaillian (La Lista de Schindler); guion con diálogos apasionantes, grandes negociaciones y cálculos de matemáticas, ecuaciones y planillas para definir estadísticamente un equipo campeón: el equipo de béisbol de Oakland Athletics de 2002 que, de ser un time perdedor en la División de la Liga Americana venció en 20 juegos seguidos. Cuenta cómo el mánager Billy Beane (Brad Pitt) consigue reunir un equipo aceptable con un presupuesto limitado. La técnica de Beane se basaba en un análisis computarizado sofisticado que le permitió escoger los jugadores que consideraba ideales para sus objetivos. Una frase dicha por Beane, al respecto de lo que para él significa el béisbol y luego de sentir que su propuesta tiene éxito, afirma que es un juego para románticos, y esgrime el empleo de las matemáticas para encontrar puntos neurálgicos, para hacerlos funcionar con entrega total. De cualquier manera, el personaje real fue un innovador del béisbol al punto que se habla hoy en un antes y después llamándolo Moneyball, y se conceptualiza como un análisis de la eficiencia defensiva de un jugador o de un equipo (porcentaje de bolas colocadas en juego por los adversarios, que resultaron en outs). En Netflix como Moneyball. Es un filme de 2011, cuando obtuvo 6 nominaciones a los Oscars, incluido mejor película, guion adaptado, actor (Pitt) con una actuación introspectiva, intimista, orgánica, sin aspavientos ni gestos cliché.

HHHH Género: Drama histórico / USA, 2011. Duración: 134 minutos

Posted in Crítica Cine

Más de cultura

Las Más leídas