Phantom Thread

Compartir

Porfirio Rubirosa es parte de la trama en este filme basado en el modisto español Cristóbal Balenciaga, en la sociedad burguesa londinense ulterior a la segunda guerra mundial; el maipiolo de la Era de Trujillo está en una escena de la secuencia en que aparece junto a la multimillonaria Barbara Hutton, con quien estuvo casado durante 53 días y de quien recibió par de millones de dólares en el divorcio. Pues bien, el filme se justifica únicamente en el retrato que se hace de la atmósfera de miedo creado en las trabajadoras que miden cada paso, cada palabra, tal y como se toman las medidas de vestidos destinados a mujeres de alta sociedad; sus obreras son reventadas, laboral y emocionalmente, hasta la saciedad por el ego de este artista del diseño en la industria del hilo y la aguja. Muestra la entelequia de la moda al servicio de la tóxica vanidad de los adinerados. Reynolds Woodcock es el personaje central interpretado por Daniel Day-Lewis (que dice él es su último trabajo actoral en el cine), excelsamente interpretado en su metódica actitud laboral creando diseños todo el tiempo, tan enérgicamente concentrado que parece faltarle el aire si lo deja de hacer por un minuto, y cuando no está creando pues todo lo que hace y mira a su alrededor es signado por ese impulso irrefrenable de enunciar su ser en líneas que dibujan su imaginación en un vestido cualquier. Con guión y dirección de Paul Thomas Anderson, el filme inicia con el delineamiento profesional del modisto y cambia de registro cuando entra en la historia el fabuloso personaje de Alma, una joven de voluntad fuerte, quien pronto se convierte en su musa y amante, la joven es una camarera, sin altos estudios ni otro oficio. El modo en que lleva la historia se inicia con un cliché del encuentro e inicio del relacionamiento, pero va hilvanando la organicidad íntima de ambos personajes mediante los conflictos de pareja que suelen ser taxativos en la crueldad, y precisamente es lo que aprovecha creando una trama dinámica en la que el común denominador en la relación es un sentimiento de posesión y poder. La calidad estética, en lo técnico y en lo artístico, es de impecable virtuosismo cinematográfico. Hace magia con el retrato del masoquismo que desarrolla la pareja en una encrespada relación, puesta en escena resultara grosera e inverosímil si no fuera por este cineasta.

HHH Género: 130 minutos. Duración: drama histórico

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir