PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Las tortugas andan lento y viven mucho. Esa parece ser la filosofía que ha rodeado a la Ley de Mecenazgo.

República Dominicana, debido a los cada vez más bajos presupuestos que son aprobados inevitablemente para el sector cultural, necesitaba una Ley de Mecenazgo, cuya primera propuesta de proyecto dentro del Congreso fue realizada por el entonces presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, el cantautor y hoy alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez, en 2014.

El proyecto de ley perimió entre idas y venidas entre las dos cámaras de nuestros laboriosos legisladores. Y no fue promulgada, por lo que en 2018 la retomó el entonces diputado Franklin Romero, quien le hizo cambios, la reintrodujo y finalmente fue sometida y aprobada en 2019 y promulgada en el 2021, siendo él senador.

La Ley 340-19 ha tenido un largo recorrido… y sigue a estas alturas sin entrar en acción. A paso de tortuga.

La pieza establece un régimen de incentivos para el desarrollo cultural y mecenazgo en nuestro país. Pero aún necesitaba de un reglamento para poder funcionar.

El Decreto No. 558-21 firmado,, dos años después de su aprobación en el Congreso, el 10 de septiembre del 2021, completa y complementa el marco jurídico y procedimientos para su aplicación. Pero siguió (sigue) sin entrar en acción. ¡Las tortugas, ay, las tortugas!

Por estos días otro decreto presidencial ha creado el Consejo Nacional de Mecenazgo, un nuevo paso… nueve meses después. Entre un paso y otro han sido concebidos niños y han nacido.

Ahora falta que ese Consejo determine la terna que debe enviar al presidente, para que escoja al primer director de Mecenazgo.

Luego -siempre a paso de tortuga, para que dure más- se escogerá el sitio donde radicará la Dirección Nacional de Mecenazgo.

Finalmente, se establecerá un presupuesto para arrancar a funcionar. Siempre a paso de tortuga, que no hay prisa. A fin de cuentas, es la cultura, y eso aguanta.

¡Ay tortugas!

Posted in A & E, A quién más a quién menos, GenteEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Alfonso Quiñones