Cuatro días sin comer

Varias veces he durado cuatro días sin consumir alimentos, en el silencio más absoluto. Sólo la ingesta de agua y el aire puro templan y alientan en fabulosos retiros/ayunos espirituales yogis, en una prodigiosa serranía de La Vega.
Jueves, viernes, sábado y domingo de Semana Santa y entre Noche Buena y Año Nuevo de cada año, más de 50 iniciados del Centro Yoga Devanand nos sumergimos en un centro de retiro. Entre las cuatro de la madrugada y las ocho de la noche, intercalamos la meditación, las gimnasias psicofísicas y el descanso, sin hablar nunca.

Desayunamos, comemos y cenamos con agua con limón y miel de abejas, sin frutas ni vegetales, lejos de teléfonos y televisores. Una semana antes se limpia el colon, tres días previos se consume el 75% de lo cotidiano, dos días antes el 50% y el día anterior se degusta sopa de vegetales. Y se repite, a la inversa, cuando termina la vigilia.

El supervisor del ayuno, el médico naturista y cirujano Frank Canelo, nos revela que en 30 años de su realización en República Dominicana nadie se ha desmayado, y que yo soy testigo de numerosas jornadas. Niños bien aplicados –añado- pueden narrar sus experiencias.

¿Cuántos días duraron en ayuno Jesucristo y Mahatma Gandhi?
¿Por qué es fructuoso el ayuno largo?

1) Desintoxica los intestinos, para prevenir enfermedades; 2) Descansa el sistema digestivo; 3) Reduce la ansiedad de comer y equilibra el apetito; 4) Mejora el sistema inmunológico, 5) Recupera la calidad del sueño; 6) Disminuye la gordura y revitaliza la piel; 7) Activa el karma, tranquilizando la mente y estabilizando las emociones; 8) Solivianta el optimismo e inculca prudencia, y 9) Facilita el autoanálisis constructivo y caravana hacia la supra-conciencia y el pleno crecimiento espiritual.
En ciertos trances, como el aislamiento por una guerra, un terremoto, un ciclón o un virus, la escasez o ausencia de alimentos puede ser suplida por el agua –compone el 70% del cuerpo y regula su temperatura-, para sobrevivir por unos días. La hidroterapia y fisioterapia acuática, como el agua fría y caliente, reina en los centros de rehabilitación para reducir los dolores musculares, la inflamación, la artritis, el reumatismo, y especialistas la recomiendan contra los cálculos renales, los ataques al corazón y la gripe.

Durar cuatro días sin engullir partículas sólidas, bajo el régimen del agua, precisa disciplina y para lograrla se impone el control emocional. Esa gula, que llena las arterias de colesterol y abulta la barriga, es una de las causantes de las calamidades nutritivas porque, según los estudios, 800 millones de personas con sobrepesos tienen comida en abundancia –y botan una buena parte- e igual cantidad pasa hambre.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.