El peligro del poder abusador

Compartir

Hemos vivido distintas modalidades de fraude electoral, y escuchado también una y otra vez las cornetas, trompetas y bocinas beneficiarias del poder tramposo intentando descalificar los reclamos, como hacen ahora contra Leonel Fernández y su demanda de legalidad.
Desde 1966 llevo grabada en mi mente juvenil la imagen imborrable de las árganas de votos de Juan Bosch que aparecían en veredas y cañadas, semanas después de las elecciones.

Tras no poder acudir en 1970 y 1974 por falta de seguridad, en 1978 acudimos a las urnas bajo filas de guardias activando por el partido oficialista, que antes de terminar el conteo dio un golpe de estado electoral, y no cedió hasta que la burguesía cibaeña y la presión internacional obligaron a respetar la voluntad popular.

Pero amputó 6 senadurías y 11 diputaciones a la oposición para quedarse en control del poder judicial y otros espacios . En 1986 a Majluta le “ganaron” con unos pocos votos mientras la JCE declaró 80 mil “observados” y Bosch en 1990 también denunció lo que Hoy consideró unas elecciones bajo duda.

En 1994 el país fue sumido en una crisis por otro fraude electoral, resuelta quitándole 2 años de gobierno al reelecto Balaguer.

En 2016 y ahora la JCE usa la transmisión de resultados de modo que se fijan percepciones dirigidas a los votantes y a los funcionarios y delegados aun en las filas y recintos de votación, persuadiéndolos a entender temprano “lo que hay”, siempre en favor del poder abusador.

Lo hizo Roberto Rosario informando resultados antes de contarse en las Juntas Electorales, y la actual JCE informando unos primeros resultados con el candidato del poder abusador aventajando 50 a 45, con millares de electores en fila y un resultado final con una diferencia del 1%.

La conversión del gobierno en comando de compaña, aplastante desigualdad en publicidad a favor del precandidato del poder abusador, la decisión del presidente Medina de no darle curso a la solicitud del Estado Mayor del Ejercito y del ministerio de Defensa para cancelar al coronel que deshonró su uniforme haciendo compaña, destituyendo en cambio al director de Intabaco por expresar apoyo a Leonel son violaciones palmarias al mandato de la Constitución para que la JCE organice elecciones justas.

¿Qué honorabilidad y respeto reclama la JCE cuando no puede hacer que el poder abusador respete la regla? Si los partidos y la sociedad no le ponen un stop al poder abusador, para 2020 estamos siendo llevados a lo que quizás se está buscando, una rebelión del pueblo contra un poder que quiere imponerse mediante abuso.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir