A ver quién se atreve…

El más costoso problema del país es el exceso de vehículos (casi 5 millones, la mitad en el Gran Santo Domingo), con un enorme costo por pérdida de tiempo en los tapones, porque no se ha hecho lo que en otros países: 1) Restringir la importación de vehículos; 2) Inducir el uso del transporte colectivo (para que nadie se asombre de que yo use el Metro para ir de un pronto a Villa Mella a comprar chicharrón); 3) Remodelar la vialidad y sincronizar semáforos, y 4) Que los agentes de tránsito no sean simples adornos y dejen de abrirle paso a la gran burocracia. (Columna pensada durante una hora en la 27, desde el Huacal hasta la Núñez).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.