Estupidez urbana

Imaginen que la avenida más importante de Washington no se llame Pensilvania, sino Juan Pablo Duarte; y que la Quinta Avenida de Nueva York se denomine Matías Ramón Mella y la Séptima Francisco del Rosario Sánchez; y que la Downing Street o Hyde Park de Londres se llame Gregorio Luperón... ¿Creen que los gringos y los ingleses aceptarían eso?... ¡Imposible!... Por tanto, una pregunta se cae de la mata: ¿Qué meritos en nuestra historia tienen Washington, Churchill, y Kennedy para merecer que las principales avenidas de Santo Domingo lleven sus nombres? (¿No les parece que esa es una soberana estupidez?).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.