¡La coma criminal!

Hace días un colega me pidió que escribiera sobre la ‘coma criminal’, término que acuñó el fallecido lingüista peruano Alfredo Valle Degregori, quien fue corrector de estilo de El Comercio, reconocido diario de Perú.
La coma criminal “nos sabe engatusar y engañar; por eso, actúa con total libertad. Se escabulle en nuestros textos y confunde la comprensión de los lectores”, es el texto que comparten la Fundéu y algunos lingüistas que recuerdan cómo Valle Degregori escribía al respecto para edificar en ese contexto.

Sí, ya te cuento de qué se trata. La coma criminal es aquella que se ubica entre el sujeto y el verbo o entre el verbo y el objeto. Es una pausa que no debemos graficar, pues corta la secuencia natural de una oración.

Podemos ilustrarlo con ejemplos reiterados que podemos ver en los medios de comunicación de nuestro país y en escritos diversos.

-El presidente, visitará este fin de semana el Cibao.
-El abogado, defendió a su novia.
-El promedio mensual de empleados en el país, registró una disminución.
Veamos la diferencia con las mismas oraciones cuando no cometemos el crimen de cortar la secuencia natural.

-El presidente visitará este fin de semana el Cibao.
-El abogado defendió a su novia.
-El promedio mensual de empleados en el país registró una disminución.

Te invito a que lo leas en voz alta y te des cuenta que en los primeros ejemplos, la coma entre el sujeto y el verbo, así como entre el verbo y el objeto, asesina la fluidez natural en la oración. En el segundo caso no sucede lo mismo porque lees sin forzar una pausa que no va.

Ahora bien, como en todo hay excepciones, la coma estará bien puesta entre el sujeto y el verbo cuando se escriban incisos y etcétera. Veamos.

-Los delincuentes, que escaparon ayer de la cárcel, fueron vistos en Santiago
-Políticos, empresarios, artistas, etcétera, asistieron a la presentación de la obra.

Como el espacio es breve, decirles que no se grafica la coma cuando el sujeto en una oración empieza con quien, el que, donde, adonde, como, cuando y cuanto.

-El que te respeta te dirá siempre lo que piensa sobre ti.
Cerrar diciéndoles, que este delito ortográfico de la coma criminal, según narran algunos lingüistas, se debe a la errónea creencia de que es obligatorio graficarla donde se respira o donde se hace una pausa, lo que califican de absurdo.

¡Gracias por leerme!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.