PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El anuncio del lanzamiento de un frente opositor que integraría diez movimientos y partidos políticos en apoyo a Leonel Fernández y la FP, se convirtió en una especia de triángulo de amor, pero entre partidos. Los partidos minoritarios que reciben ofertas de alianza de la FP y el PRM (dígase gobierno), hay un juego de tres, que “no se sabe donde vayas a parar” ni quien saldrá lastimado como siempre ocurre en un triángulo de amor.

José Francisco Peña Guaba, el armador de alianzas por excelencia y aliado de Leonel, anunció el lanzamiento de la “Gran Alianza Nacional por la Renovación Económica y Social” (Ganaremos), pero según ha trascendido, el anuncio movilizó al gobierno que conversó con varios representantes de los partidos que están en modo de alianza, les hizo oferta de acuerdos, con cargos públicos incluidos.

El pasado domingo, varias cabezas de esos partidos fueron vistas y bien aplaudidas en el acto del PRM en el que el presidente Luis Abinader dio el grito de reelección. Recientemente, José Ignacio Paliza, presidente del PRM, estuvo en entrevista en este diario y tuvo gran insistencia en referir que el acto de Peña Guaba había fracasado y en compararlo con la asistencia de dirigentes de partidos minoritarios en al evento del partido oficial. Lo cierto es que Paliza estaba con la sonrisa de oreja a oreja cuando hablaba gustoso del tema.

Fuera de la alegría de Paliza y la que mostró el presidente Abinader con la presencia de esos políticos, el gobierno tiene problema para conciliar su participación en el gobierno y evitar la rebelión de los perremeístas que llevan 20 años esperando y siguen en el banco, mientras que esos políticos se sirvieron con la cuchara grande en los gobiernos de Leonel y Danilo.

El problema no se detiene ahí. Los directivos de los partidos que asistieron al acto del PRM ahora están bajo fuego de sus cuadros porque juran y perjuran que ya “cobraron adelante”. Es tanto, así que Quique tuvo que aclarar públicamente que fue en calidad de invitado, pero aun así hay dirigentes que le han recordado que su tiempo como presidente del PRSC, ya venció. El corazón de los minoritarios se baraja entre dos y el tiempo se acaba.

Posted in La PizarraEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Yanessi Espinal