Los otros sueños patrióticos

Mañana celebraremos el 177 aniversario de la independencia nacional.
Solemos resaltar el trabucazo como gesto espectacular del junte para proclamar el fin del sometimiento extranjero.

Celebramos y nos enorgullecernos de las heroicas batallas de nuestros compatriotas, su capacidad para organizar, alcanzar y restaurar la independencia nacional.

Esas celebraciones nos expresan e identifican como pueblo.
Pero hay en las luchas por la Independencia y la Restauración, motivos de fondo, sensibilizados por los aires de emancipación social, equidad y libertades humanas irradiados desde tiempos de la Revolución Francesa.

Junto o más adelante del logro de la soberanía se nos convocó a que los dominicanos nos uniéramos y organicemos como sociedad en civilización.

Y que estableciéramos formas y esquemas de justicia que contribuyan al bienestar social entre nosotros.

Duarte, Los Trinitarios, Luperón y tantos otros que los acompañaron, y los que vinieron después, hicieron sus aportes y sacrificios a la libertad y la soberanía.

A 177 años de la gran jornada independendista, el concepto de soberanía ha cambiado.

Mas los dominicanos seguimos sin unir y redirigir al pueblo hacia la materialización de grandes propósitos que nos lleven a sacar al país del atraso e impulsar el bienestar social y el desarrollo, anidados en los sueños de aquellos patriotas

Potencialidades para fomentar el bienestar social y el desarrollo nos sobran. Ahí están los numeritos de 60 años de crecimiento económico.

Los criterios que sustentan la patria anhelada en base a la soberanía, con libertad, unidad y justicia social hace tiempo que están definidos.

Duarte los inmortalizó en lo que pudiéramos llamar su gran legado: “Sed justos lo primero, si queréis ser felices. Ése es el primer deber del hombre; y ser unidos, y así apagaréis la tea de la discordia y venceréis a vuestros enemigos, y la patria será libre y salva. Yo obtendré la mayor recompensa, la única a que aspiro, al veros libres, felices, independientes y tranquilos”.

Producto del ingente esfuerzo que lidera el presidente Luis Abinader, con su gobierno tirado a la calle ´el medio atacando cada expresión de la crisis sanitaria, económica y social, nos iremos reponiendo de los terribles efectos de la pandemia.
La vacunación anticovid, las mejoras de los tratamientos médicos y un adecuado comportamiento preventivo de los ciudadanos, que sobrevendrá de una forma u otra, nos repondrán de los severos golpes ocasionados por la pandemia.

Pasada en lo fundamental la página de la pandemia, vueltos a las rutinas y cotidianidades debemos darle cuerpo y contenido, cada cual a su medida y en su dimensión, a los otros sueños pendientes de los forjadores de la patria.

Podrán decir que soy un soñador, pero no soy el único, canta Lennon.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.