PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Quienes han logrado “engancharse” a periodistas nunca comprenderán cuál es la función del periodismo en una sociedad democrática como la que se vive en República Dominicana… ¡Porque sencillamente no conocen la normativa de tan noble oficio!

Mientras que los periodistas de ahora, que tienen el delicado rol de redactar noticias (crónicas); reportajes y en ocasiones análisis -en el marco del diarismo, principalmente en la prensa escrita- deben tener bien claro que su accionar tiene que estar marcado, siempre, por el “sagrado mandato” de la verdad.

El periodista que respeta la profesión, y que ha trillado -sin importar la estancia que tenga en su trabajo- un camino apegado a la honestidad, sin ningún miramiento que lo lleve a lo incorrecto, tiene que continuar su lucha en pro de que en todos los medios de comunicación impere lo que nunca nadie podrá denegar: ¡La verdad!

Todo periodista que respeta los principios y la ética debe levantar la bandera de la independencia informativa-comunicacional. O como suelen proclamar los maestros más acabados del periodismo académico: Funcionar basado en la independencia de opinión y que su redacción nunca dé visos de sesgo.

Esa actitud profesional es la que va a garantizar que el periodismo sucio, irresponsable y que se trabaja “por encargo”, no siga metiendo sus narices en los periódicos (digitales e impresos); así como en los medios electrónicos: televisión y el siempre periodismo que se realiza en programas de radio.

En los ejecutivos de esos medios (directores, jefes de redacción y editores) descansa el porvenir del ejercicio de un periodismo sano, democrático, independiente y arropado por la más aguda pureza.

Los periodistas, que siempre serán obreros de la información diaria, tienen la obligación de mantener con firmeza los postulados del oficio, si es que quieren que sus objetivos alcancen la anhelada cima.

Anotación de trascendencia: En esta época de la llamada globalización, en la que contamos con las más sofisticadas herramientas de la tecnología -lideradas por la Internet- los medios noticiosos diseñan todas sus plataformas para seguir avanzando y dejar atrás el anacronismo comunicacional.

Pero no debemos quedarnos solo funcionando basados en esos avances. También en el marco del científico e incuestionable desarrollo tecnológico hay que frenar, sin medias tintas, la práctica del periodismo pagado y comprometido con intereses malvados, aliados a lo peor de la sociedad dominicana.

Si no se trabaja bajo los fundamentos del ejercicio de un periodismo responsable, veraz, límpido, pulcro y ético; nuestro país y su democracia se doblarán… ¡Igual como se dobla un frondoso árbol cuando no tiene quien lo cuide!

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Carlos Nina Gómez