PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En los países subdesarrollados y ubicados en el llamado Tercer Mundo -en ese penoso segmento global figura República Dominicana- los gobiernos no protegen a los niños andrajosos, indigentes y por demás marginados.

Es una realidad que se vive día a día. En nuestro país -y los hechos no mienten- ningún gobierno ha puesto en ejecución un eficaz programa con miras a salvar a la niñez desamparada.

En la larga historia del Estado dominicano hemos tenido presidentes -tal vez dos, a lo máximo- que en el marco de nuestra democracia representativa llegaron a proclamar, pero sin precisiones concretas, algún interés por ponerle freno a tan siniestro malestar social.

Asimismo, nunca -en sus programas de gobierno- colocaron alguna plataforma que diera al traste con ver concretados los indispensables objetivos en favor de los niños indigentes, sin educación; huérfanos y andrajosos.

Recuerdo que una semana después del 16 de agosto del año 2000, tras Hipólito Mejía llegar a la Presidencia de la República ofreció una prolongada rueda de prensa a la que asistieron decenas de periodistas.

El entonces novato mandatario, al responder una pregunta de quien escribe (yo trabajaba como corresponsal de la agencia noticiosa estadounidense United Press International -UPI-), dijo en forma categórica: “Los ni­ños de la calle serán protegidos por este gobierno. Y es más, mañana mismo iremos al barrio Cristo Rey para ver cómo están los niños pobres de ese sector”. ¡Su proclama se quedó en pura teoría y pasó al saco del olvido!

Los niños indigentes que pululan por calles y avenidas del país solicitando dádivas y otros limpiando los cristales de vehículos, están expuestos a diferentes enfermedades por falta de higiene y -como lo han dicho ejecutivos de organismos locales e internacionales- “con frecuencia su salud es preocupante y sin familias que se ocupen de su terrible situación social”.

A propósito de la dejadez del Estado de no darles la debida protección a los niños desamparados, la UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) plantea, y así lo da a conocer para que todo el universo lo sepa, que todos los niños tienen derecho a sobrevivir, prosperar y lograr todo su potencial en beneficio de un mundo mejor”.

Pero además, de acuerdo con precisos y extensos informes, el organismo internacional colabora con el Estado dominicano desde 1952.

Ese año, según se lee en el documento anual de la UNICEF, fue firmado un manifiesto que se denominó “El Acuerdo Básico de Cooperación”.

Continuará….

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Carlos Nina Gómez