Y otra verlo venir…

La expresión “estoy ciego, sordo, y mudo”, que en algunos momentos ha sido puesta de moda por nuestra fauna política, expresa la distancia a que muchos de nuestros gobernantes y dirigentes se han colocado frente al pueblo.
Siglos de absolutismo y latrocinio de quienes ejercieron la presidencia de la República Dominicana, “acostumbraron” al pueblo, y a los gobernantes, al uso del Estado como si fuera propiedad particular de ellos y sus familias y amigos, cuyos manejos administraron a discreción.

En la amplia gama de estilos de los gobernantes hemos tenido desde matatanes que ejercieron el poder “a sangre y fuego”, hasta tramoyistas que miraban hacia otro lado mientras el rancho de la integridad y la buena gobernanza se les caía encima.

Por eso ahora, cuando tenemos un presidente cercano a la gente, dispuesto expresamente al diálogo incluso frente a sus opositores, un mandatario transparente, que ha demostrado no tener qué ocultarle al pueblo, el pasado se confunde.

Hicieron toda una campaña, mediática y en redes, afirmando o dejando entrever que el fideicomiso para garantizar la operación de la Central Termoeléctrica de Punta Catalina en condiciones de eficiencia y transparencia, era una forma de privatizar ese bien público.

Por más que el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, el presidente del Consejo Técnico del fideicomiso, don Celso Marranzini, y hasta el presidente Luis Abinader advirtieron que el curso que llevaba la legitimación de Punta Catalina seguía un curso sano y transparente, el pasado pareció seguir confundido o queriendo confundir.

Han estado llamando al diablo, es lo que se observa de su conducta, y ahora tendrán que verlo venir.

Como parte del curso de transparencia que el gobierno está dando a toda su gestión, ayer dio a conocer una comunicación en la que el presidente Abinader formalizó una solicitud para que la Cámara de Cuentas realice una auditoría financiera a la construcción de la Central.

Dio a conocer el Ejecutivo, de paso, que está recibiendo también una auditoría técnica de la firma norteamericana Sargent & Lundy, “adjudicataria mediante previo proceso de licitación pública”.

El pasado gobierno adjudicó y contrató a Catalina sin escuchar a nadie, ni a las tantas advertencias de que el carbón no era el combustible más conveniente para nuestro medio ambiente ni a quienes se las pasaron cuestionando la opacidad con que se construyó la central parte del entramado Odebrecht.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.