PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Puerto Príncipe. El Gobierno de Haití recordó ayer al asesinado presidente Jovenel Moïse, acribillado hace un año en su residencia privada en Puerto Príncipe.

Durante una ceremonia en el Museo del Panteón Nacional, el primer ministro, Ariel Henry, funcionarios y diplomáticos acreditados en el país, rindieron homenaje a Moïse, asesinado a los 53 años a manos de un comando que asaltó su residencia la madrugada del 7 de julio de 2021.

El presidente “quería, a su manera, cambiar el curso de nuestra historia”, dijo Henry, quien añadió que la democracia “recibe un gran golpe cuando se asesina a un presidente”.

“Su sueño de un Haití diferente, un Haití en el que se privilegie el estado de Derecho, un Haití en el que la justicia se convierta en la norma de vida de la sociedad, un Haití que traiga progreso, estabilidad y paz. Este sueño debe ser una fuente permanente de inspiración para todos nosotros”, añadió el primer ministro.

La ceremonia celebrada en memoria del presidente, “es un testimonio elocuente de su sueño, su visión, su compromiso y su lucha por la democracia”, escribió, además, en su cuenta de Twitter.Previamente, la viuda de Moïse, Martine Moïse, y sus hijos acudieron al Panteón Nacional, donde se levantó un mausoleo en homenaje al mandatario.

El Gobierno de Haití reconoce “lentitud” en la investigación del magnicidio del presidente Jovenel Moïse, sin apenas avances un año después del asesinato, pero el ministro de Justicia, Berto Dorcé, no cree que se pueda hablar de negligencia. En una entrevista con Efe con motivo del aniversario de la muerte del mandatario a manos de un comando que asaltó su residencia privada en la madrugada del 7 de julio de 2021, Dorcé evaluó la gestión del expediente, que a estas alturas no permite concluir quién mató a Moïse.

La investigación ha pasado de mano en mano desde el principio. El magistrado Walter Voltaire es quien lo instruye actualmente, después de que le hayan precedido cuatro jueces que, o bien han abandonado o han sido apartados de la instrucción, que implica a más de 40 detenidos, muchos de ellos exmilitares colombianos integrantes del comando de asalto, así como a varios prófugos.

El Ejecutivo, explicó el ministro, puede satisfacer las necesidades materiales del magistrado que lleva a cabo las audiencias de la causa “pero no puede interferir en el caso”, tal y como establece la separación de poderes.

El juez “tiene todo lo que necesita para hacer su trabajo”, afirmó Dorcé. “Le damos material, garantizamos su seguridad porque está gestionando un caso sensible. Le damos medios económicos para que no se sienta abandonado (…) Así que es imposible que el Ejecutivo sea responsable en términos de negligencia”, destacó.

“Hablaré de lentitud” en la investigación pero no se trata, en absoluto, de un expediente archivado en los cajones, dijo el funcionario, negando así las críticas de quienes afirman que el Gobierno no hace nada para avanzar en las pesquisas.

El Ejecutivo “tiene obligación de controlar” pero “no tenemos derecho a interferir”, de modo que se hace seguimiento del proceso “para asegurarnos de que el juez avanza” porque “hacer justicia al presidente” es el deseo de todos los haitianos. Según Dorcé, la causa no está estancada, tal y como demuestra el hecho de que “nada menos que 33 policías fueron destituidos” del cuerpo la semana pasada “y otros tres fueron suspendidos por su presunta implicación en el caso”, tras unas investigaciones de la Dirección Central de la Policía Judicial (DCPJ), dijo.

EE.UU. critica falta de avances en investigación

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, criticó la “falta de avances” en la investigación del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moise, quien fue acribillado hace justo un año en su residencia privada de Puerto Príncipe. “Instamos a las autoridades haitianas que avancen con una investigación independiente y exhaustiva sobre el asesinato del presidente Moise, de conformidad con las leyes haitianas y los estándares internacionales”, expresó en un comunicado. Blinken dijo estar “preocupado por la falta de avances en la investigación sobre el asesinato” y criticó que las autoridades de Haití “no han respondido adecuadamente” para proteger a los trabajadores judiciales y las pruebas del crimen. El jefe de la diplomacia estadounidense declaró que su país “apoya incondicionalmente” que rindan cuentas los que planearon, financiaron y perpetraron el crimen. Naciones Unidas, por su parte, dijo que la investigación y los procesos judiciales llevados a cabo en Haití sobre el asesinato “parecen haberse estancado”. La misión en Haití consideró “urgente” que se pongan a disposición de la Justicia haitiana los medios necesarios para avanzar en la investigación y que los responsables del asesinato sean llevados ante la Justicia.

Posted in Internacionales
agency orquidea

Más contenido por Agencias