Rosas y espinas en camino de Abinader a la Presidencia

Abinader

En trece años de ascendente carrera política, Luis Abinader, de 51 años, ahora parece más cerca de la gran meta por alcanzar la Presidencia de la República, pero a la vez enfrenta los mayores retos, en una carrera que podría aniquilarlo o catapultarlo como un líder político, independientemente de que logre o no colocarse la banda presidencial, a un año y ocho meses para las elecciones presienciales.

En esta etapa el primer escalón es lograr la candidatura presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) frente al carismático, experimentado y político de armas a tomar, Hipólito Mejía. Hasta ahora, todas las encuestas colocan a Abinader en una cómoda ventaja frente al expresidente, pero vencer a Mejía no es el único reto. El excandidato presidencial tendrá como mayor prueba mantener la organización unificada de hecho.

Un caso sintomático sobre la unidad del PRM es el que ha surgido con la candidatura por la presidencia de la Asociación de Profesores Dominicanos (ADP), donde el sector de Abinader apoya a Xiomara Guante, pero el grupo de Mejía postula a Jacob Casado. Es difícil que el PRM dividido gane el importante gremio frente al PLD, que lleva varios periodos de dominio con Eduardo Hidalgo.

En un esfuerzo de Abinader por mantener al PRM unificado y equilibrado en la convención para la renovación de las autoridades hizo un acuerdo en el que la hija del expresidente, Carolina Mejía, quedó como secretaria general, a pesar de que Abinader domina las estructuras y tiene el apoyo de las bases.

Abinader tiene varios espejos para mirarse sobre el alcance de la tácticas políticas de Mejía en varias figuras del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que fueron eclipsadas por su carisma y jugadas políticas. Miguel Vargas es el último caso. En el 2011, cuando saboreaba una victoria interna y se preparaba para dar la batalla contra el PLD en un escenario que le favorecía en las encuestas, Mejía, de un lejano porcentaje que tenía en las encuestas, le ganó la convención.

El PRD perdió las elecciones y Vargas y Mejía se enfrascaron en una lucha por el control del partido blanco de la que Vargas no ha podido recuperar el esplendor de figura presidencial que tuvo entre el 2008 y el 2012. Otras figuras que lucharon contra Mejía y perdieron son el fallecido Hatuey de Camps, Milagros Ortiz Bosch y Rafael (Fello) Suberví Bonilla, todos con proyectos presidenciales que no se concretizaron. De Camps incluso fue expulsado del PRD por el grupo de Mejía, luego de las elecciones del presidenciales del 2004.

Si el excandidato presidencial logra las metas internas de ganar la convención y mantener al PRM unido, entonces tendrá que vencer la percepción, que según las encuestas, tiene la población de que el PRM no vencería al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en el 2020.

La última publicación de la encuesta Asisa señala que el 60% de la población cree que el PLD ganará en el 2020 frente al 40%, que entiende que será el partido opositor. La misma encuesta señala que el 53.7% de la población quiere que gane el PLD frente al 29% que prefiere al PRM.

En caso de que Abinader, como predicen los estudios de intención de votos, gane la candidatura presidencial del PRM tendrá que enfrentarse a la maquinaria electoral que es el PLD.

Hasta ahora las encuestas dan a Leonel Fernández como favorito para encabezar la boleta morada, por lo que de ser así, el candidato favorito de la oposición tendrá que enfrentarse al carisma, la experiencia y credibilidad de Leonel Fernández. En caso de una modificación constitucional y que el presidente Danilo Medina se repostule, la batalla podría ser contra una de las figuras políticas de mayor popularidad, mejor valorada según las encuestas y que se le reconoce como el político más astuto del país. Aunque hay varios precandidatos en el partido oficial, solo Fernández, Medina y la vicepresidenta Margarita Cedeño, hasta ahora, marcan en las encuestas.

Además de enfrentar al poderoso PLD, Abinader y el PRM tienen el gran reto de unificar la oposición, por ser el candidato y partido mejor posicionados. Sin embargo, producto de la decisión del PRM de apoyar la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas en condiciones que varios partidos minoritarios de oposición consideraron perjudicial para sus intereses políticos, la posibilidad de construir una propuesta política unitaria para enfrentar al PLD se desvaneció.

En las elecciones del 2016, Abinader participó por primera vez como candidato presidencial y quedó en el segundo lugar, en una competencia contra el presidente Medina. En ese proceso, nunca marcó con ventaja para ganar. Al margen de los factores que lo afectaron, como su postulación por un partido nuevo, el PRM, logró 35% de los votos.

De cara al 2020, las circunstancias han cambiado favorablemente para Abinader, pero tiene muchas espinas en el camino hacia la Presidencia de la República que pondrán a prueba su capacidad política y permanencia en el escenario más allá del 2020.

Trayectoria

1998
Luis Abinader debutó en la política a los 31 años como jefe de campaña de la candidatura a senador por Santiago de su padre, José Rafael. La victoria de Abinader sorprendió a los políticos.
2005
Abinader fue elegido candidato a senador por el PRD en Santo Domingo, pero en la Alianza Rosada cedió su candidatura.
2011
Fue el año de su gran salto político cuando inclinó la balanza a favor de Hipólito en el PRD frente a Vargas. El expresidente lo escogió como candidato vicepresidencial.
2013
Volvió a inclinar la balanza a favor de Mejía en la lucha por el control del PRD.
2015
Logró la primera candidatura presidencial al vencer a Mejía.
2016
Consolidó su figura al quedar en segundo lugar.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.