Sistema de partidos está debilitado y en proceso de transición

Luis Abinader.

Del 2012 al 2019, en solo siete años, se dividieron los dos principales partidos políticos del sistema, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en el 2019; y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en un proceso que inició en el 2012 y se concretizó en el 2013.

El espacio del PRD ha sido ocupado por el ahora gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM), que aún no alcanza la fortaleza estructural y arraigo en el electorado de su progenitor. La nueva reconfiguración del sistema político trae como partido emergente la Fuerza del Pueblo (FP) que se debate con el PLD por el mismo espacio electoral desde la oposición.

La nueva organización enfrenta el reto de establecer las estructuras nacionales y de hecho está inmerso en el primer congreso constitutivo.

Por otro lado, los partidos que dominaron el escenario electoral hasta final del siglo XX, el PRD y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) están en un proceso de disminución y de incidencia mínima en el escenario político, del que casi están anualdos. La caida del PRD ha sido dramática y en solo dos elecciones pasó de un 47% en el 2012 a un 7% en el 2016 y ahora quedó como partido minoritario al no lograr el 5% de la votación en las elecciones del 5 de julio del 2020. Al pasar balance al resultado electoral del 2020 para el sistema de partidos políticos se nota que ha quedado debilitado, pues ninguno de los partidos tiene la fortaleza de antes, y al mismo tiempo en transición por el surgimiento de nuevas organizaciones y la renovación al interno de los partidos.

El politólogo y catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Freddy Ángel Castro, entiende es que el sistema de partidos políticos está en un proceso de reconstrucción y de transición política porque los elementos que se dieron a partir de las primarias del PLD crearon una situación imprevisible en el resultado electoral.

Sostuvo que el proceso político en transición se da en una democracia frágil donde el sistema de partidos necesita apoyarse en una especie de “entendimiento político no declarado de cara a mantener la gobernabilidad del país”. “El partido gobernante no es tan fuerte para hacer por sí mismo ni la oposición en este momento es tan fuerte para producir una agenda política distinta a la agenda del Estado que permita poner la gobernabilidad.”, consideró.

De su lado, el politólogo y también catedrático de la UASD sostuvo que la desafección política y bajos niveles de confianza en los partidos políticos, conforme a las investigaciones es un síntoma de que hay que prestarle más atención a la salud democrática. “En la República Dominicana el sistema de partidos se ha claramente desinstitucionalizado; pasamos de contar partidos relativamente estables, bien pilarizados en la sociedad a partidos que además de estar bajo la sombra de caudillos, son institucionalmente muy débiles, con una clara merma de los más mínimos procedimientos que garanticen la democracia interna”, afirmó.

Villanueva sostuvo que el reciente proceso interno del PLD es una prueba de la falta de democracia interna. “Las quejas de una supuesta lista donde se bajó “la línea” para ratificar a los miembros del Comité Político, nos da una idea de que la deliberación de los candidatos fue absolutamente nula”, subrayó.

Sobre el gobernante PRM dijo que sus altos dirigentes se encuentran muy ocupados en las funciones propias del gobierno que presiden y para las cuales han sido nombrados ,prácticamente la cúpula está en pleno en la Administración Pública, la desconexión con las bases ha provocado inusuales protestas de militantes que piden una comunicación más fluida con sus dirigentes”.

Sobre la emergente FP sostuvo que se enfrenta al desafío de presentarse como una opción más fresca.

“Hay a quienes se les hace imposible desvincular a los principales dirigentes de la FP de su antigua militancia peledeísta, por lo que dotarse de una estructura dirigencial renovada y operativa, y constituirse en un modelo de partido moderno, democrático y participativo la gran prueba de fuego que libra en un país de un marcado caudillismo”, puntualizó el catedrático.

Considera líderes tienen gran responsabilidad

Para Freddy Ángel Castro el liderazgo de los distintos partidos políticos, Luis Abinader e Hipólito Mejía en el PRM, Leonel Fernández en la FP y Danilo Medina en el PLD, tienen una gran responsabilidad ante el debilitado sistema de partidos y la gobernabilidad democrática. “El liderazgo político tiene un papel importante y se expresa en una especie de cohabitación y gobernabilidad”, apunto. Agregó que el partidismo como tal en términos institucionales no ha perdido los recursos emblemáticos de su dirigencia. “Me refiero a lo que significa un Luis Abinader, un Hipólito Mejía, un Danilo Medina, un Leonel Fernández que tienen capacidad para hacer la transición que necesitan los partidos políticos”, dijo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.