Si me contagio después de vacunarme, ¿puedo contraer covid prolongado?

Si me contagio después de vacunarme, ¿puedo contraer covid prolongado?
Si me contagio después de vacunarme, ¿puedo contraer covid prolongado?

Aunque es inevitable que se produzcan algunos casos de infecciones posvacunación entre quienes están totalmente vacunados contra el COVID-19, es poco probable que conduzcan a hospitalizaciones o a la muerte.

Sin embargo, una pregunta importante sobre las infecciones posvacunación que sigue sin respuesta es si los vacunados pueden desarrollar el llamado COVID prolongado.

El COVID prolongado, persistente o de larga duración describe a un conjunto de síntomas -como fatiga severa, niebla cerebral, dolor de cabeza, dolor muscular y problemas de sueño- que pueden persistir durante semanas o meses después de que la infección activa haya terminado.

Se trata de un síndrome poco conocido, pero los estudios sugieren que entre el 10% y el 30% de los adultos que contraen el virus pueden padecerlo, incluso quienes solo experimentaron una enfermedad leve o no presentaron ningún síntoma.

No obstante, la gran mayoría de los datos sobre el COVID prolongado se han recabado en la población no vacunada. No se ha estudiado el riesgo de desarrollarlo en las personas totalmente vacunadas que se contagian después de vacunarse.

Aunque las investigaciones preliminares sugieren que, de hecho, es posible que un caso de infección posvacunación dé lugar a síntomas que pueden persistir durante semanas o meses, todavía hay más preguntas que respuestas.

¿Qué porcentaje de los casos de infecciones posvacunación dan lugar a síntomas persistentes? ¿Cuántas de esas personas se recuperan? ¿Los síntomas persistentes después de las infecciones posvacunación son tan graves como los que se producen en las personas no vacunadas?

“No creo que haya suficientes datos”, aseveró en diálogo con The New York Times Zijian Chen, director médico del Centro de Atención Pos-covid del Sistema de Salud Monte Sinaí de Nueva York. “Es demasiado pronto para saberlo.

La población de personas que se enferman después de la vacunación no es tan elevada en este momento y no hay un buen mecanismo de seguimiento para esos pacientes”.

“Si uno se contagia después de vacunarse, tiene las mismas chances de contraer el COVID prolongado que de no contraerlo. Va a estar en las mismas condiciones que si se hubiera contagiado sin haber estado vacunado.

No hay ningún elemento diferenciador relacionado con haber estado vacunado y sufrir la enfermedad con respecto a la posibilidad de sufrir o no sufrir un proceso de COVID prolongado”, afirmó en diálogo con Infobae el doctor Amós José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología.

Un estudio reciente sobre trabajadores sanitarios israelíes, publicado en el New England Journal of Medicine, ofrece una idea del riesgo de padecer long covid tras una infección posvacunación.

De un total de 1.497 trabajadores sanitarios con el esquema completo de vacunación, 39 de ellos -alrededor del 2,6%- desarrollaron infecciones posvacunación.

Se cree que todos los trabajadores se infectaron tras entrar en contacto con una persona no vacunada y el estudio se realizó antes de que la variante Delta se volviera dominante.

Si bien la mayoría de los casos de infecciones posvacunación fueron leves o asintomáticos, siete de los 36 trabajadores a los que se les dio seguimiento a las seis semanas (el 19%) seguían teniendo síntomas persistentes.

Esos síntomas prolongados incluían una mezcla de pérdida de olfato prolongada, tos persistente, fatiga, debilidad, dificultad para respirar o dolor muscular.

Sin embargo, los autores del estudio advierten que no hay que extraer demasiadas conclusiones de la investigación.

El tamaño de la muestra -solo siete pacientes- es pequeño. Y la investigación se diseñó para estudiar los niveles de anticuerpos en los infectados, dijo Gili Regev-Yochay, directora de la unidad de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba.

No se diseñó para estudiar el riesgo de COVID a largo plazo después de una infección posvacunación. “No era el alcance de este proyecto. No creo que tengamos una respuesta para eso”, explicó.

Aun así, el hecho de que uno de cada cinco trabajadores sanitarios que sufrieron una infección posvacunación siga teniendo síntomas persistentes después de seis semanas parece ser el primer indicio en un estudio arbitrado de que es posible padecer COVID prolongado después de una infección posvacunación.

“La gente me ha dicho: ‘estás totalmente vacunado. ¿Por qué tienes tanto cuidado?’”, dijo Robert M. Wachter, profesor y director del departamento de medicina de la Universidad de California en San Francisco.

“Todavía estoy en el bando de los que no quieren tener coronavirus. No quiero contraer una infección posvacunación”.

Wachter dijo que, a pesar de las muchas limitaciones del estudio israelí, los datos ofrecen más pruebas de que los vacunados deben seguir tomando precauciones razonables para evitar el virus.

“Voy a tomar al pie de la letra que una de cada cinco personas, seis semanas después de un caso de avance, siguió sintiéndose mal”, sostuvo.

“Eso es suficiente para que me den ganas de ponerme dos mascarillas cuando voy al supermercado, lo cual no es tan fastidioso de todos modos”.

Lo que complica el estudio de las infecciones posvacunación es el hecho de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) solo hacen un seguimiento de las infecciones posteriores a la vacunación que derivan en hospitalización o muerte.

Si bien los CDC siguen estudiando las infecciones posvacunación en varias cohortes grandes, la falta de datos sobre todos los casos posvacunación sigue siendo una fuente de frustración entre los científicos y los grupos de defensa de los pacientes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.