“Me defino como un científico del arte”

Constantino Matos expresa que “mi sueño es ver construída una Escuela de Bellas Artes en Los Alcarrizos”.

Desde los siete años, Constantino Matos dibujaba, aunque fue a los cuatro que comenzó a dar muestras de su habilidad en la pintura. En la escuela, siempre se mantenía dibujando y, junto a muchos de sus compañeros de clases, se destacaba en el arte del dibujo y la pintura. Nativo del sector de Los Alcarrizos, comenta que a los ocho años incursionó en la Escuela de Bellas Artes, donde tuvo que llevar un certificado de estudios para que lo pudieran inscribir y “a partir de ahí arrancó mi carrera artística”. Comenta que cuando cumplió 17 años comenzó a participar en las exposiciones colectivas que organizaba el artista Yiyo Robles, a través de la Secretaría de Salud Pública, con la finalidad de darle la oportunidad a jóvenes artistas de participar. También, participaba de los concursos que realizaba la Junta Agroempresarial, donde obtuvo un certificado de honor con su obra “Campesino hacia el pueblo”.

¿Quién es Constantino Matos, cómo se define?
Soy un residente de Los Alcarrizos, a donde llegué junto a mi familia en 1973, cuando tenía cuatro años. Estudié en la Escuela Primaria Amparo Molina. En realidad, me defino como un científico del arte, porque veo que no hay límites para que pueda hacer una obra, siempre digo que el artista no se puede encasillar sobre lo que está haciendo, sino que puede inventar, hacer nuevos estilos y proyectar el arte que nadie haya hecho, que no se haya descubierto. El que pinta puede hacer una buena escultura, lo que pasa es que en la pintura uno hace la forma con los colores, pero en escultura uno hace la forma con una terminación, pero las dos disciplinas se conjugan.

¿Dónde realizaste tus estudios?
Estudié en la Escuela de Bellas Artes junto a mis compañeros de Los Alcarrizos, que ya estaban inscritos cuando inicié, en 1987. Primero inicié en el preparatorio, que es el primer curso que uno hace cuando entra a la escuela. Se llama así porque es ahí, donde se comienza a preparar al estudiante en cómo se proporcionan los dibujos, cómo se puede llevar a la dimensión y de cómo valorar un dibujo, entre otros elementos.

¿Cuál fue tu primera exposición?
Mi primera exposición se llamó “Sixto Sepúlveda y Constantino Matos: dos en diálogo”, fue en Casa de Teatro en 2005. Fue una dual que realicé junto al escultor Sixto Sepúlveda. Las obras que presentamos trataban sobre el diálogo, sobre la sociedad y su manifestación. Después, en 2006 hice la exposición individual “Diálogo en silencio”, también en Casa de Teatro, compuesta de 30 trabajos en diversos formatos. Agradezco a Freddy Ginebra que me dio la oportunidad, me sentí satisfecho y muy agradecido. Luego comencé a participar en la bienal que hizo Cándido Bidó en Bonao, también en la actividades que del artista José Jiménez en el Quinto Centenario, en la Galería Espacio, del Quinto Centenario, en este último participe como artista, museógrafo y asesor. También he expuesto mis obras en Funglode.

¿Cuál ha sido tu experiencia como escultor?
Mi experiencia como escultor ha sido muy gratificante. En la escuela aprendí a modelar en barro. Cuando uno sale de la escuela empieza a experimentar con todo tipo de materiales. Hace mucho tiempo que quería emprender la escultura, pero no encontraba por dónde empezar, entonces empecé a experimentar con el cemento, porque como mi padre era maestro constructor, aprendí con el a hacer la mezcla, a utilizarlo... siempre tuve la curiosidad de trabajar con el cemento, entonces comencé a hacerlo, a moldearlo. En principio, lo trabajaba tallando en molde, pero ahora hago la pieza directamente.

¿Quiénes fueron tus mentores?
No de mis mentores fue el maestro Félix Disla Guillén, lo conocí en 1996. Él fue maestro de l artista Guillo Pérez y alumno de Yoryi Morel; él ha sido un asesor sobre lo que he ido haciendo, fue uno de los primeros artistas que llegaron al Metropólitan, además de que organizó la primera Exposición de Artistas Hispanoamericanos del Caribe en Nueva York.

Artista plástico, escultor, dibujante, entre otras manifestaciones del arte ¿Qué te falta por lograr?
Uno de mis sueños es ver construída una Escuela de Bellas Artes en Los Alcarrizos y la misma sea dirigida por artistas plásticos que han salido del sector, ya que de allí han salido grandes maestros de las artes de la República Dominicana como los escultores Ramón Osoria y Gaspar Mariano Cruz; artistas plásticos como José Jiménez, entre otros. En Los Alcarrizos tenemos 26 escuelas públicas, pero ninguna tiene un profesor egresado de Bellas Artes. Sueño con ver que se les brinde apoyo a nuestros jóvenes artistas, que sean ellos los que encarguen de impartan clases de arte en las escuelas, para que los niños que tengan vocación, desde temprana edad se puedan formar y puedan seguir su vocación. Además de que en las mismas se realicen actividades culturales.

¿Cuáles son sus proyectos a mediano y largo plazo?
Llevo cuatro años trabajando diversas piezas en cemento y, aunque no tengo una fecha precisa, estoy preparando la logística para realizar una exposición en ese estilo. Pienso exponer unas 30 obras, entre ellas, pinturas, esculturas, dibujo y pastel. Después, pienso hacer una exposición en conjunto con el artista José Jiménez. También, pienso hacer un libro, en el que quiero exponer cómo es el proceso para trabajar una pieza en cemento puro, sin arena.

Habilidad
La técnica que utilizo es acrílico sobre papel y sobre la tela. También dibujo con carbón, con la misma pintura, el cemento sobre piedra y vaciado con molde de barro”.

Esperanza
Sueño con ver que se les brinde apoyo a nuestros jóvenes artistas, que sean ellos los que impartan clases de arte en las escuelas del país”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.