2020, año de tranquilidad y paz

Compartir

Existen muchos y temores y muchas expectativas en torno a cómo será el año que se inicia en esta semana. Pero, por encima de cualquier temor o cualquier duda, debemos mantener la esperanza de que todo será mucho mejor. Debemos estar conscientes que somos un pueblo bendecido por Dios y que Él siempre nos dará buenas acciones y buenas recompensas.

Desde hace unos años soy parte del liderazgo de la Iglesia Cristiana Palabras de Vida (ICPV), que dirigen los pastores Raffy Paz y María Isabel Palacio. En nuestra congregación tenemos la costumbre de recibir el nuevo año en la iglesia durante un servicio especial el 31 de diciembre. Para esa ocasión, cada líder de la congregación da un mensaje a propósito del nuevo año. Me permito reproducir para todos mis lectores, el mensaje que dirigí en esa oportunidad, pues lo creo muy conveniente para aumentar las esperanzas y los buenos deseos en este año que comienza. A continuación ese breve mensaje:

“El 2020 será un año de tranquilidad y de paz”. Si asumimos el reto de la intimidad con Dios y de seguir con más fe a nuestro Creador, alcanzaremos una tranquilidad y una paz en Cristo Jesús, la cual sobrepasará todo entendimiento humano, como afirma el apóstol Pablo.

“El Señor me habló de tener una profunda y firme tranquilidad en este año que se inicia. Me dijo que le llevara un mensaje de tranquilidad y de paz a todos los dominicanos. Que estemos tranquilos y calmados, porque Él tiene control del todo. No importa lo que suceda. No importan las tormentas ni las amenazas de los que nunca creen en la esperanza.

“Que no nos preocupemos ante los grandes retos que nos esperan en este año. Que Caminemos firmes y confiados en la paz y el amor de Jesús. El Señor nos dice que todo transcurrirá bajo su absoluto control y El decidirá todo para cada uno de nosotros y para nuestra nación”. “En este nuevo año debemos aprendernos de memoria y llevar a la práctica todos los días el mensaje que nos da Jesús en Mateo 6:33, cuando afirma: “Busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, que todas las demás cosas vendrán por añadidura”.

“Todas las demás cosas que necesitemos vendrán tranquilamente a nosotros si buscamos y ponemos siempre a Dios y su justicia como el elemento central de todo que hagamos en este nuevo año 2020. Y el Señor me dice que vamos a tener una gran paz interior y un gran sosiego al ponerlo a El como centro”.

“Tendremos Paz. Y no la paz irreal que da el mundo, sino la verdadera paz que nos permite caminar sin temor ni preocupación. Una paz firme, segura, duradera. Una paz como dice el apóstol Pablo en Filipenses 4:7-8: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”.

“Como congregación y como país, este será un año de compromiso, trabajo y de mostrarle a los demás el evangelio con nuestro ejemplo. Un año para aumentar nuestra intimidad y compromiso con Jesús”. “Si asumimos nuestras tareas en la congregación y en el país, si cumplimos con nuestros compromisos y nos mantenemos en intimidad con Jesús, el 2020 será un año lleno de amor, de paz y de esperanzas para todos nosotros”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir