Abril en la memoria

Efeméride gloriosa, ya estamos conmemorando el 56 aniversario de la Revolución de Abril.
Parece que fue ayer cuando jóvenes militares y civiles unidos por el respeto a la Constitución, el repudio a la represión y corrupción del Triunvirato y el ansia de libertad, justicia, soberanía y democracia, enfrentaron a las fuerzas de un ejército títere, organizado, entrenado y armado por el imperialismo norteamericano, y le propinaron derrotas tan costosas que se vieron obligados a pedir la intervención militar de los Estados Unidos, sin importarles la patria, su historia, ni el carácter sagrado del suelo que hollaba la bota invasora extranjera.

Se levantó el pueblo, como un solo hombre. Sacó de sus entrañas la combatividad dormida y arremetió contra los que habían destrozado, por la fuerza, la esperanza nacional que representó el gobierno del profesor Juan Bosch, exaltado a la presidencia de la nación por el voto popular ejercido por primera vez en 31 años de desgobierno y atroz tiranía.

Les molestaba la Constitución que buscaba la justicia social y proclamaba el deber de procurar por todos los medios, el desarrollo nacional y la dignidad de los dominicanos; que enfilaba hacia educación, cultura, salud y trabajo para todos: que no reconocía privilegios insultantes ni se haría cómplice de la explotación y supeditación a los intereses foráneos. Era demasiada patria para los fariseos; era demasiada dignidad para los indignos.

Lo que estalló en el país el 24 de abril de 1965 no fue un simple reclamo de retorno a la constitucionalidad, ni la simple exigencia de reposición del presidente derrocado por un golpe de Estado artero, sino la búsqueda de la solución definitiva a los profundos problemas estructurales de la base económica del país, raíz de las espantosas desigualdades, miserias subdesarrollo y exclusión de las mayorías, tradicionalmente apartadas del disfrute de los frutos del trabajo colectivo por las élites oligárquicas y trujillistas. Con toda razón apuntó el profesor Juan Bosch en su ensayo “La Revolución de Abril”:

“Las revoluciones verdaderas, auténticas, estallan cuando la violencia concentrada en la sociedad impide el desarrollo de las fuerzas productivas. Si el estallido se produce en el momento histórico en que hay que barrer un sistema económico y social que se ha sobrevivido a sí mismo, o sea, que ha durado más allá de lo que le correspondía al tipo de fuerza productiva que estaban en la base de su existencia, la revolución se presenta con un poder demoledor que nadie puede resistir, pero al mismo tiempo con un impulso creador de la nueva sociedad que la hace invencible”.

Eso era lo que estaba en juego sobre el suelo de Quisqueya en aquel abril ya lejano, y a la vez tan cercano: la posibilidad y necesidad de crear una nueva sociedad sobre las ruinas de un pasado de sufrimientos y oprobio. Era demasiado para la época, especialmente después del triunfo tenaz de la Revolución cubana, que avanzaba desafiante por la senda de la independencia y las transformaciones radicales de las añejas estructuras e instituciones de ayer, y que tanto se correspondían con los intereses económicos, políticos y militares del imperialismo norteamericano inmerso en la Guerra Fría.

“No permitir una segunda Cuba”, fue la orden imperial cumplida por sus fuerzas invasoras y sus lacayos nacionales, sin importarles la sangre que le costaría al pueblo la resistencia, ni el deshonor de ser cómplices en la deshonra de la patria y el legado de los próceres.

Eso era lo que estaba en juego en las calles de la capital dominicana durante la jornada gloriosa en que un pueblo desarmado e inexperto en la lucha, en apenas días, no solo aprendió la ciencia militar, sino que fue capaz de detener y resistir el empuje de miles de soldados de la mayor superpotencia mundial, lograr una salida negociada y honrosa a la crisis, salir de ella con la frente en alto, la moral intacta y lograr el respeto, la admiración y solidaridad de los demás pueblos y muchos gobiernos del mundo.

En esta heroica lucha destaca el Coronel de Abril, Francisco Alberto Caamaño Deñó, comandante central de la fuerza cívica y militar defensora de la patria, quien el 3 de septiembre de 1965, supo poner fin a la guerra civil del histórico 24 de abril, con la frase siguiente: “Porque el pueblo me dio el poder, al pueblo vengo a devolver lo que le pertenece”, y se refería precisamente, no solo al haber sido nombrado presidente constitucional de la República por el Congreso Nacional el 3 de mayo, sino a su concepción de que el poder pertenece al pueblo.

Ese es el verdadero sentido de la conmemoración de abril: se luchó por un mundo nuevo, por arrojar al pasado todo lo que impedía la felicidad y el libre desarrollo de la patria y sus ciudadanos, no solo de las élites de poder, sino de las grandes mayorías preteridas. Y ese es también el sentido de la feroz y bárbara oposición que presentó a la luz del progreso, ese mundo decadente y moribundo.

Por eso seguimos la lucha, 56 años después.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.