PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Los Estados de América Latina requieren de profundas e innovadoras transformaciones. Así se evidencia desde un enfoque metodológico en lo lógico, histórico y concreto, a partir de elementales datos e informaciones. Es Argentina al respecto una obligada referencia.

Argentina se clasifica como un país de desarrollo muy alto, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano-IDH- ocupa en el mundo el puesto 47 y el segundo lugar en América Latina.

Es diferente la lectura sobre Argentina cuando se tiene en cuenta que hace cien años estaba entre los 16 países de mayor desarrollo económico en el mundo, con rentas per cápita superiores a Italia, Francia y Alemania; pero al presente su IDH está por debajo de esas naciones con enormes diferencias, de entre 17 y 38 puestos.

Las razones están asociadas claramente a fallas fundamentales en la conducción del Estado. Golpes militares en 1930, 1943, 1955, 1962, 1966, y 1976; es en las elecciones de 1989 cuando por primera vez en más de 60 años un presidente civil entrega el poder a un sucesor elegido democráticamente.

En relación con el Estado transparente; conocidos casos judiciales muestran que la corrupción es una de sus principales patologías.

En cuanto al Estado eficiente las debilidades son profundas, veamos. Desde el 1900 hasta la actualidad en Argentina solo en 10 años el Estado logró generar más ingresos que egresos. Lo cual explica que en el 2018 recibiera del FMI el préstamo más grande del organismo financiero internacional, de 57 mil millones de dólares.

En 13 de sus 23 provincias el número de empleados públicos supera al del sector privado. Los empleados del sector público en la última década aumentaron un 27%, de 2.6 millones a 3.3 millones mientras que el sector privado, ningún incremento; 6 millones de empleados del sector privado pagan impuestos, 21 millones de personas reciben ayuda del Estado hasta subsidios a la energía equivalente al 2.3% del PIB.

Los gastos en jubilaciones y pensiones representan la tercera parte del presupuesto nacional y aun así no logra el impacto deseado debido a que al 70% de los beneficiados no les alcanza para cubrir la canasta básica de alimentos y servicios, en el contexto de un nivel de pobreza que cubre el 40% de la población, agravado por una inflación que en los últimos 10 años no baja del 25% y que para el próximo año se proyecta en un 70%.

En Argentina se ha avanzado en cuanto al carácter democrático de su Estado, no así en eficiencia y transparencia, triada imprescindible para que América Latina alcance el sitial que le corresponde.

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Ramón Morrison