Comisionado de Cultura de RD en EE.UU.

(1)
Lo confieso: En mi reciente visita a la ciudad de Nueva York -cuya estancia fue del 28 de julio al 24 de agosto del presente año 2021- me llevé una agradable sorpresa la cual debo, porque no puede quedar en la oscuridad de la historia, asentar en este artículo. ¿A cuál sorpresa me refiero?

En mi nuevo viaje a Nueva York -la gran metrópolis en la que residen más de un millón de dominicanos- tuve dos importantes misiones. La primera: Dar a conocer, en un acto público, mi obra autobiográfica intitulada La Respiración del Reloj... Memorias.
Y dos: Realizar, para el periódico elCaribe, una labor profesional que consistió en escribir crónicas, reportajes y análisis sobre el mundo del boxeo.

Además, hurgar sobre otros temas como, por ejemplo, el comportamiento de la diáspora dominicana y resaltar las maravillas de NY como son sus emblemáticos y los atractivos centros de diversiones a todos los niveles.

Mi sorpresa (¿?) consistió en comprobar el eficiente e intenso trabajo que se realiza en el Comisionado Dominicano de Cultura en Estados Unidos.

En Nueva York es donde se observa, con claros resultados positivos, el trabajo que prácticamente las 24 horas de cada día -por lo menos de lunes a viernes- allí se desarrolla.

La gran labor realizada por el Comisionado Dominicano de Cultura, que tiene como titular a la conocida escritora y poeta Lourdes Batista Jakab, me llenó de grata sorpresa.

De los 26 días que duré en La Gran Manzana, casi siempre me daba mis “vueltitas” por las oficinas del Comisionado (órgano adscrito el Ministerio de Cultura y que funciona en el edificio marcado con el número 541 de la calle 145 de Manhattan).

Cada vez que llegaba al lugar, me encontraba con escritores dominicanos y colegas de la prensa, pero también con inmigrantes criollos que buscaban conocer los eventos anunciados.

El licenciado Javier Fuentes, “mano derecha” de Batista Jakaby un funcionario capaz, de gran sensibilidad humana y cultural; trabajador incansable, entregado por completo a su responsabilidad en el cargo que desempeña, constituyó también para mí -y lo preciso sin ambages- un ente-sorpresa.

“Sorpresa” porque en realidad, por lo que antes vi en el pasado Comisionado Dominicano de Cultura, en las más de 100 veces que he visitado a Nueva York, nunca había visto a un funcionario realizar una trabajo tan arduo y eficiente. Es que Javier Fuentes -para escribirlo en un lenguaje llano- es un “caballo” en su titánica labor en favor de la cultura dominicana... ¡Cuánta eficiencia en un solo funcionario!
Continuará.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.