Comunidad internacional y Haití

La comunidad internacional está integrada por todos los seres humanos que habitan el planeta, y que se encuentran en permanente comunicación. Y para que exista deben darse las comunicaciones entre los pueblos. Se tiende a borrar las diferencias culturales, pero esto no es necesario, mientras todos los individuos y grupos que la integran tengan respeto hacia las diferentes tradiciones religiosas, lenguas, costumbres, y se manifiesten en tratos solidarios.

Es pues un conjunto de sujetos de Derecho Internacional Público, unidos por un objetivo en razón de intereses similares, que han establecido, a través del diálogo y del consentimiento, reglas e instituciones comunes para organizar sus relaciones y mantener dichos acuerdos

La historia de la comunidad internacional tiene sus bases en el tratado de Westfalia, generado tras la firma de los acuerdos de Osnabrück y Münster en 1648, que dieron fin a la Guerra de los Treinta Años en Alemania y a la Guerra de los 80 años entre España y los Países Bajos.

A partir de ese punto se instauró un nuevo orden internacional con las siguientes características: El Estado con una organización política delimitada por fronteras. Ningún Estado debía tener poder sobre otro. Rechazo general a la injerencia en asuntos internos de cada nación. Cada Estado podía adoptar la religión que deseara y además con la Paz de Westfalia se dio inicio a la costumbre diplomática de discutir el futuro de las naciones en asambleas y resolver conflictos por medio de tratados.

Las organizaciones en las que se agrupa la comunidad internacional para tener carácter sólido y efectivo. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) es la más grande con unos 76 años de fundada. Organización de Estados Americanos (OEA). Fundada en 1948 en Bogotá Colombia. Unión Europea (UE). Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Unión Africana (UA). Organización Mundial del Comercio (OMC). Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otras, y tienen como características que todas son universal, descentralizada, compleja, heterogénea, interdependiente y cambiante.
A esa comunidad internacional el gobierno dominicano ha reiterado varias veces para que contribuya en todo cuanto sea posible y ha mostrado su preocupación por la crisis que desborda el marco constitucional del pueblo haitiano.

Incluso al término de la Cumbre de Presidentes de la Alianza para el Desarrollo en Democracia celebrada hace una semana en Puerto Plata, los mandatarios de República Dominicana, Costa Rica y Panamá señalaron además que otro de los puntos del acuerdo, es la confirmación del llamado a la atención de países como Estados Unidos y de la Unión Europea para la pacificación de Haití y de un futuro plan de desarrollo para la vecina nación.
Para terminar la política de buena vecindad del Gobierno dominicano con Haití, en el entendido de que la paz y la estabilidad dependen de la democracia y de la firme protección de los derechos humanos, es entendible, el llamado a la comunidad internacional de tener en agenda al pueblo haitiano.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.