Educación vial y turismo

Para nadie es un secreto que nuestra economía es, básicamente, de servicios y abierta: turismo, zona franca, banca, libre mercado, transporte, telecomunicaciones y, en menor medida, exportación -importamos más- renglón que, dicho sea de paso, deberíamos planificarlo con mas estudios, certeza y vincularlo aún más, como se ha venido haciendo, con nuestra política exterior para equilibrar e ir cerrando la brecha balance comercial-país.

¿Por qu^ asociamos educación vial con turismo? Sencillo: el turismo es la “espina dorsal” de nuestra economía -como lo fue, décadas atrás, la industria azucarera- junto a remesas, economía-informal, zona franca, agroindustria e inversión extranjera; sin embargo, resulta harto difícil la sostenibilidad del turismo sin calles, avenidas, puentes y carreteras en óptimas condiciones y que proyecten un paisaje atractivo al visitante -aspecto en el que ayuda mucho nuestras bellas naturales y hospitalidad-. No obstante, eso no basta para alcanzar sostenibilidad y proyección marca-país, sino invertimos y formamos ciudadanos en educación vial y bilingües. Y no hay que abundar mucho, al respecto, pues, las estadísticas están ahí.

El otro aspecto, es el de la seguridad ciudadana; pero ese flagelo implica un urgente esfuerzo decidido, pues también lesiona y daña nuestra economía y la imagen-país desde una perspectiva nacional e internacional. Ese fenómeno y sus ondas expansivas, hay que encararlo -¡ya!- sino queremos transitar la ruta del Triángulo Norte y México.

Urge pues, seguridad ciudadana y educación vial, pues no es posible que, por poner un ejemplo, un ciudadano, una familia o un turista, tengan que arriesgar sus vidas para cruzar una avenida comercial como la George Washington -específicamente, en los tramos de hoteles y restaurantes- por falta de elevado peatonal, semáforos, señal-pare o personal de tránsito que cuide y regule el acceso a esos lugares de interés histórico-cultural, diversión o esparcimiento. Por supuesto, aquí la solución debe correr en el marco de una alianza público-privada -e intergubernamental- y, en paralelo, un programa educativo en materia de educación cívica-ciudadana y vial para todos los ciudadanos; pero, sobre todo, enfocado en servidores públicos, empresarios, operadores turísticos, camioneros y conductores de vehículos sin importar que trabaje o no en el área de transporte.
Finalmente, y volviendo al tema central sobre educación vial, quisiéramos hacer un reconocimiento, post mortem, a un oficial policial de tránsito -de origen español, no recuerdo su nombre- que, en la década de los setenta- realizó una labor ingente y temprana en materia de educación vial masiva -radio-tv-, tanto así que, si hubiésemos dado continuidad sistemática a ese programa, hoy, probablemente, fuéramos un modelo en la región en materia de educación vial.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.