El discurso del Presidente

“Jamás, gobierno alguno, enfrentó semejante combinación de retos y amenazas”. Con estas sucintas palabras el Presidente Abinader planteó el desafío que representa la crisis sanitaria y económica que afecta al mundo. Esta crisis internacional agrava problemas que ya teníamos: la falta de inclusión del crecimiento económico que debió haber beneficiado más ampliamente a la población dominicana; los déficits fiscales; y el correspondiente y preocupante endeudamiento externo.

Para enfrentar las crisis sanitaria y económica se requieren de recursos, que nos obligará a recurrir al endeudamiento externo e interno, dejando para luego el corregir el nivel del endeudamiento. Simplemente, ahora no es el momento oportuno.
Los recursos serán aumentados mejorando la calidad del gasto y la supresión de instituciones de utilidad dudosa y que duplican funciones.

Con dichos recursos se acometerán acciones en el corto plazo. En primer lugar, se invertirá en la paz social continuando los programas de ayuda FASE y Quédate en Casa, entre otros. Más importante, por su carácter permanente, se utilizarán los ahorros fiscales para otorgar cobertura del seguro de salud a dos millones de dominicanos. En segundo lugar, se enfrentará la pandemia aumentando el presupuesto de salud hasta RD$ 66,000 millones, para poner “en marcha un plan nacional de detección, aislamiento, rastreo y tratamiento de contagiados”. Para lograr este objetivo se instalarán 12 hospitales temporales; se duplicarán las camas en las unidades de cuidados intensivos; y se formarán a 1,000 médicos y enfermeras para mejorar el tratamiento de la enfermedad. Finalmente, se garantizó el acceso a toda la población de la vacuna contra el virus.

En tercer lugar, la prioridad en el plano económico es la de “crear las condiciones para recuperar la producción y el empleo utilizando todos los mecanismos a nuestro alcance”. Para lograr dicho objetivo, el Banco Agrícola otorgará financiamiento por RD$ 5,000 millones para la nueva siembra, garantizando asimismo la seguridad alimentaria. La DGII otorgará facilidades tributarias a las mypymes. El Banco de Reservas otorgará financiamiento a proyectos detenidos en el sector de turismo, industrial y de exportación. Se pondrá en marcha un programa de Garantías y Financiamiento por más de RD$ 100,000 millones para los sectores afectados por la pandemia. Se acometerá la construcción y reparación de 30,000 viviendas en las comunidades locales y se relanzará el turismo, mediante un plan a ser anunciado.

En el mediano plazo se planteó la construcción de la Autopista del Ámbar de Santiago a Puerto Plata; el desarrollo turístico de Pedernales; el desarrollo del puerto de Manzanillo. Para algunos de estos proyectos se necesitará del concurso del sector privado.
Finalmente, la mejor frase del discurso: “Sin ley no hay seguridad, sin seguridad no hay libertad y sin libertad no hay democracia”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.