Hace 165 años: Haití no es amenaza

Hace unos años el profesor Bosch dijo: Haití es un conglomerado humano.
Siempre tuve la impresión de que no se entendió el significado de esas pocas palabras.

Es que para un conglomerado formar una nación, no basta con tener territorio propio, sino tener arraigo, cohesión social e identidad. Para al Para alcanzar esos valores, se necesita tiempo y los entonces esclavos no lo tuvieron.

Cuando de conglomerado pasa a Nación es porque ha logrado esos valores.

La Nación cohesionada y con arraigo, se constituye en Estado-Nación cuando se proclama como tal y se ha dado la configuración jurídica. Pero no basta con esa proclama de independencia, sino que tiene que lograr el desarrollo económico y social que fortalezca el Estado, sus instituciones y, en especial, a la población para dotarla de mayor cohesión social.

Haiti proclamó su independencia en 1804, pero los franceses, encabezados por Napoleón, no entendieron, que el interés de aquella población esclava sólo quería que se aboliera la esclavitud, no era proclamar un Estado- Nación independiente.

Haití surgió como un Estado fallido, sin posibilidades de desarrollarse hasta hoy ¿ Por qué? Porque era una población que pretendía ser abolida su esclavitud, sin importar si seguían siendo colonia, por cierto la más rica de la época, no tenía las condiciones señaladas para ser una Nación; los obligaron, por negarle ser libertos. Desde entonces son un conglomerado que proclama la república sin llegar a ser una Nación.

Heredaron la fama de riquezas alcanzadas como colonia francesa; en 1822 ocupan el territorio español de la isla y los dominicanos no hicieron mayores resistencias. Pero, ante la indemnización aceptada por Boyer a ser pagada a Francia, y pretender que los dominicanos pagaran una parte, se inició con la Trinitaria, encabezada por Duarte, un proceso de separación e independencia. Los haitianos reaccionaron militarmente contra la separación e independencia nacional, siendo derrotados, desde 1844 al 1855, más de 10 veces. Bosch describe esas derrotas en Composición Social Dominicana: “batallas ganadas por los dominicanos en los once años que siguieron desde marzo de 1844 hasta Santomé, Cambronal y Sabana Larga en 1855. Desde “las batallas de Azua y de Santiago, en el mes de marzo de 1844; la de 1845, en la que se combatió en varios puntos de la frontera y se dieron las de Estrelleta el 17 de septiembre ep 1845, destacándose el general José Joaquín Puello, Beller el 27 de octubre del mismo año de 1845, ganada por el ejército dominicano encabezado por el general Francisco Antonio Salcedo; la acción de Puerto Plata; los ataques haitianos en Las Matas de Farfán en noviembre de 1848; la invasión de Soulouque en 1849, con las batallas de Azua y Las Carreras 21 de abril 1849, Pedro Santana y el combate del Número, el 17 de abril de 1849, al mando del general Duvergé; la incursión haitiana de mayo de 1851, que produjo el combate de Postrer Río; y por fin la segunda invasión de Soulouque, a fines de 1855, que dio lugar a la batalla de Santomé, Cambronal y Sabana Larga”.

Esas batallas les dieron seguridad y confianza a los dominicanos, aunque Pedro Santana entregó la República a España, produciendo la anexión en 1861.

Lo que ignoraban los españoles era la capacidad militar del pueblo dominicano.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.