Los periodistas verdaderos en RD ¿?

Compartir

(1 de 2)
En agosto pasado, en un artículo de tres entregas, escribí sobre el periodismo dominicano que se trabaja en esta moderna etapa. Mi artículo lo titulé así: Periodismo de estos tiempos.
Ahora expongo estas otras interesantes líneas, que creo fortalecen la opinión que tengo sobre el rol que debe jugar todo periodista responsable, veraz y apegado a los principios y la ética.

Subrayo: Estamos en la época en la que el periodista, además de cumplir con los estándares que marcan principalmente la objetividad, tiene que ser -en su labor de correcta redacción e informativa- escudriñador, ágil, sagaz y sin nunca dejar escapar su accionar ético.

A propósito del tema, el veterano periodista Luis Fernández (maestro del periodismo) me envió un interesante trabajo en el que analiza -y creo que coincide con mi criterio- cómo debe ser el comportamiento de los periodistas verdaderos. Le cedo esta tribuna a Luis Fernández y paso al contenido de su escrito:
“A veces es bueno hablar o escribir sobre la profesión que amamos, ejercemos o anhelamos conocer a profundidad. La de ser o considerarse periodista constituye una labor fascinante, meritoria.

Antes hay que decir que “comunicador” es toda persona que habla o escribe sobre cualquier tema, no periodista.

El periodista es aquel que labora para un medio ajeno o propio, busca informaciones, las redacta o divulga en radio o televisión de modo que el público se entere de lo último que pasa.

Pero no es solo eso. El periodismo es casi un sacerdocio, pues requiere de conocimientos válidos y muy variados; del olfato para descubrir (y no encubrir) las profundidades de cualquier hecho; de saber que en ningún país es bien remunerado, etcétera.

El periodista verdadero, respetuoso de la ética, la honestidad y la objetividad, no debe informar solo una parte de cualquier noticia, como no debe compartir el oficio con otros, como negocios comerciales, publicitarios y de cualquier otra índole.

El periodista desde que comienza a formarse en la universidad debe saber que si piensa hacerse rico, deberá caer en bajezas, en arreglos, en el “payoleo”, en detrimento del medio para el que labora y para todo el público oyente o lector de periódicos.

El periodista verdadero no pide préstamos a nadie, y mucho menos a funcionarios o responsables de las fuentes que cubre, pues de hacerlo ya no podría criticar lo mal hecho”. En la segunda parte, más argumentos sobre el tema.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir