Molestas mascarillas y sus consecuencias

Compartir

Máscara, según el diccionario es: “Objeto para ocultar el rostro, generalmente en ciertas festividades, rituales o actuaciones escénicas, que representa la cara de una persona, un animal o un ser imaginario”. Mascarilla, en el buen uso del castellano, debiera ser máscara pequeña, pero en el uso del presente, el propio diccionario la define como: “un dispositivo diseñado para proteger al portador de la inhalación atmósferas peligrosas, incluyendo humos, vapores, gases y partículas en suspensión como polvos y microorganismos -bacterias y virus- aerotransportados así como para proteger a los demás cuando el portador puede contagiar alguna enfermedad” El carnaval de la vida, ahora nos obliga a utilizar “máscaras” sanitarias para disminuir contagios. Como protección estamos obligados a utilizar este artilugio cuando interactuamos con personas, pero a la vez alteramos la visual que nos caracteriza y deforma el rostro de los conocidos. Para identificarnos “bien”, en los bancos piden que nos la removamos. No sabemos si el que la usa frente a nosotros, saca la lengua, se mofa o hace gestos de desagrado, obligando a convertirnos en escudriñadores de miradas y expresiones, para “adivinar” lo que el otro hace. Las mascarillas son artefactos que ayudan a algunos y desayudan a otros, en su apariencia facial. La de ojos bellos “va en coche”; los de boca fea o con notables defectos, se aprovecha del disfraz exigido. El pintalabios deja de tener protagonismo femenino al ser escondido tras el “bozal” sanitario y abandona su papel de complemento lumínico y delineador de carnosas “chembas”. La voz con sordina que sale de nuestras gargantas pierde su potencia ante el filtro que la mascarilla impone. Ventaja para los de voz gangosa y desagradable o para aquella de timbre molesto con galillo de soprano, porque las mascarillas han “democratizado” el tono de voz, haciendo en ocasiones, difícil la comunicación. Si a eso añades una pantalla de cajera, todavía peor. En cuantas ocasiones hemos intentado ingerir algo, olvidando que tenemos puesta la mascarilla. Puedo recordar dos “cafeses” y un par de cucharadas que han tropezado con el “velo” sanitario. Algunos, como en mi caso, que tenemos las orejas de peculiar forma y tamaño, sentimos como los “elátigos” nos las proyectan hacia adelante, dándoles un carácter de parábolas en busca de señal. El miedo de que no regresen a su forma original, compite con el temor del contagio del vainavirus. Es difícil acostumbrase a utilizar mascarilla a la vez que resultan incomodas, agobiantes y solo el temor y la necesidad de preservarnos obliga a su utilización. Irritan por su prolongado uso y las de tela tienen la peculiaridad de huir de las narices, dejándolas expuestas. Las quirúrgicas, más ligeras y suaves, que ocasionan menos molestas al usar, dan la sensación de una protección muy relativa dejando en ocasiones expuestas partes esenciales.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir