PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Recuerdo que una compañera de la universidad, que solía ser muy divertida, le dijo una vez a otra con la que bromeaba: “Eres un arroz”. Ella no entendió al principio hasta que la que bromeaba, sin parar de reír, la invitó a voltear la palabra para que entendiera lo que le estaba diciendo.

El vocablo “arroz”, al voltearlo o leerlo de derecha a izquierda, se lee “zorra”, que metafóricamente puede tomarse como un insulto al querer insinuar que la persona a quien lo dirigimos es una mujer que va por lo que quiere sin medir consecuencias.

Visto lo anterior, decirles que existen los palíndromos, que se leen igual de izquierda a derecha y viceversa; así como también los semipalíndromos, que al voltearlos tienen otro significado, como el ejemplo de las palabras “arroz y zorra” que citamos en la parte introductoria.

Anotemos que la palabra palíndromo es de hecho de origen griego y viene de la construcción “palin dromein”, es decir, volver atrás, recorrer a la inversa, porque se trata precisamente de eso, de palabras o frases simétricas que se pueden transitar en ambos sentidos.

Para recordar algunos ejemplos de palíndromos, veamos algunos casos de nombres como Ana, Bob, Otto, Anina o Aziza. Asimismo, palabras como ojo, oso, seres, arenera, sometemos, somos, reconocer, etcétera.

En el caso de los semipalíndromos podemos citar varios ejemplos, además del primero, como son los casos de: Adán, que al voltearlo se lee “nada”; amar, sería rama; amor, Roma; animal, lámina; Omar, ramo; rata, atar; sol, los, entre otros.

Ejercitar la mente ubicando palíndromos ayuda a la habilidad lingüística y a incrementar nuestro vocabulario, pero, sobre todo, es un ejercicio para divertirnos en un mundo tan amplio como el de la gramática.

Nos ayuda, además, al buen manejo en el lenguaje a través de los juegos de palabras. Aprender a identificar y entender los palíndromos puede ayudar a expandir la capacidad creativa a la hora de hablar y de escribir.

Navegando para encontrar datos sobre el tema, me gustó una parte en donde se explicaba que los palíndromos tienen como otro punto a favor que se convierten en un ejercicio para la concentración y el enfoque mental, pues requiere de mucha atención en las palabras que estás leyendo para poder detectar el orden correcto de estos vocablos y paciencia para poder formar las frases a la inversa.
¡Gracias por leerme!

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Adelaida Martínez