Respiración, tiempo, historia y memoria

El próximo lunes, o a más tardar el martes, mi nuevo libro -el número veinte- intitulado La Respiración del Reloj...Memorias, estará a la disposición del público dominicano en varias librerías de Santo Domingo. Se podrá adquirir en Librería Cuesta y en La Trinitaria.
Mañana sábado, por recomendación del escritor Isael Pérez, administrador de la Editora Santuario, se realizará un acto virtual dentro de la plataforma que corresponde a La Tertulia del Teórico que dirige el magistrado Julio Aníbal Suárez, exjuez de la Suprema Corte de Justicia, en tanto que la coordinación, a nivel técnico, estará a cargo del ingeniero David Herrera.

Confieso -¿y por qué no decirlo?-, que mi entusiasmo es “desbordante”. Me refiero a la felicidad que arropa a todo mi cuerpo al saber que por fin, tras muchos tropiezos, mi más importante libro estará en la palestra pública.

Y, como lo he revelado en pláticas con amigos, en esta obra me “desnudo todo”, literalmente… porque en La Respiración del Reloj...Memorias no escondo nada.

Escribo, con pelos y todas las señales, mi historia. Mi extensa hoja de vida. Lo hago con sinceridad, nada de reseñar episodios que el lector pueda calificar como “narraciones mentirosas”.

En esta obra, con un volumen de 763 páginas, no se filtran falsedades, ni detalles que puedan calificarse de ficticios.

Si eso llegara a registrarse en el libro, entonces me llenaría de vergüenza y entraría en contraste con mi larga labor de periodista en la que he abogado por la responsabilidad profesional, los principios y el accionar ético.

Por ejemplo, en esta obra autobiográfica -y es uno de los pasajes que más disfruto- cito una frase del ingenioso Albert Eistein, mítico físico alemán de origen judío. Esta es su frase: “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”.

¿Cuál es la moraleja que podemos tener de tan pura y sana opinión?

La interpreto de esta manera: Muchas veces, cuando creemos que somos absolutamente dueños de la verdad, chocamos con una realidad que se nos viene encima. Es la realidad que nunca creemos que puede llegar.

La síntesis de este artículo, que se concatena con el contenido de mi libro, la resumo en que todos los seres humanos, para poder vivir, tenemos que respirar; pero, al mismo tiempo, no desconocer el tiempo, la historia y la memoria.

¡No debemos ser desmemoriados ante la realidad que siempre está con nosotros!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.