Un congreso horizontal con normas verticales

Hoy se le llama líder a cualquiera, dándole horizontalidad al liderazgo. Es como una invitación a integrarse de manera individual en la búsqueda de una candidatura para un cargo de elección popular, sin importar el proyecto colectivo que sustenta una causa o interés general.

Como puede deducirse, la suma de participantes con intereses propios los pone a confrontar y a desconocer el interés de todos. Pretendiendo individualizar la horizontalidad de la democracia, la perturba. Si se logra la posición electiva, se tiene un mandato; pero ese cargo es sólo eso, un mandato, que en el mejor de los casos llega a su término o, en el peor, es revocado por inconductas con un juicio político.

Es que la horizontalidad de la democracia no le da categoría de perpetuidad. La horizontalidad está regulada por normas constitucionales y las leyes que de ella se derivan, por lo que ellas son verticales y ponen en manos de personas elegidas la autoridad para aplicar esas y otras normas jurídicas.

El régimen democrático ofrece seguridad jurídica y con ella garantías al ejercicio de los derechos fundamentales, de ciudadanía, así como derechos difusos, que son reconocidos y acordados en sus normas constitucionales y en convenciones de los organismos intergubernamentales.

Los funcionarios del Estado, elegidos o designados, están obligados a garantizar el cumplimiento de esas normas, de lo contrario, el o los interesados tienen el derecho de recurrir a los tribunales. Se incurre en desacato cuando no se acoge a la decisión judicial, lo cual obliga a la destitución, si es un funcionario designado, o a un juicio político si es de elección popular.

Como se ve, la horizontalidad de la democracia es normada por las disposiciones constitucionales y las leyes. No se trata de hacer lo que le dé la gana o pretenda perpetuarse en el poder del que recibe un mandato; lo demuestran las lecciones recientes dadas por el pueblo dominicano al PLD y al expresidente Medina.

La Fuerza del Pueblo ha iniciado la instalación de un evento horizontal con normas verticales, se trata de el “Primer Congreso del Pueblo Profesor Juan Bosch”. Este es un acontecimiento histórico en el régimen de partidos políticos, no solo porque descansa en las normas que facilitan la participación abierta y horizontal, sino porque se celebra desde los medios digitales para debatir ideas sobre 17 líneas temáticas claramente diferenciadas y por un tope de cientos de personas para cada uno de los 17 temas. Su realización lo determinan las normas que hemos aprobado en su Reglamento, el cronograma y el instructivo, los cuales se sujetan a la Constitución y las leyes. Esas normas partidarias son las que rigen y fueron elaboradas para crear un espacio abierto y participativo, sea integrándose como miembro de la organización o como simple ciudadano con interés en aportar sus ideas para hacerse escuchar.

Se organiza en 17 Mesas Temáticas y cualquier ciudadano dominicano puede registrarse desde cualquier parte del mundo o del territorio dominicano donde se encuentre, a través del dominio congresofuerzadelpueblo.com.do

Cada una de las mesas eligió sus respectivos bufetes directivos y ahora se preparan para la celebración de “Lluvias de Ideas” sobre el tema a cargo. Es un evento horizontal con normas verticales, por ser digital único en su género.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.