En el 2020, la RD estrenó nuevo Gobierno sumida en crisis

Compartir
Luis Abinader asumió la Presidencia del país el 16 de agosto de este año.

Luis Abinader, del PRM, ganó la Presidencia, sacando del poder al PLD quien lo tuvo por 16 años

El 2020 ha sido un año difícil, lleno de desafíos, sorpresas y estrenos para la República Dominicana. La crisis económica y sanitaria generada por la pandemia de la COVID-19 ha sido el gran golpe para la Nación, pero el cambio de gobierno, que encabeza el líder perremeísta Luis Abinader, aportó novedad en el tramo final de estos casi doce meses.

Y es que a pesar de los embates que aun produce el nuevo coronavirus COVID-19, el país escogió este año a un nuevo presidente de la República y de un partido diferente, el Revolucionario Moderno (PRM), tras una de las campañas más atípicas a causa de la pandemia que mantuvo a toda la población confinada durante todo ese tiempo.

Luis Abinader, quien pasó de candidato a Presidente, triunfó en las elecciones del 5 de julio alzándose con la posición número uno del Poder Ejecutivo, puesto al que había aspirado desde el 2016 sin tener éxito. Ganó con 2 millones 154 mil 866 votos (52.52%) frente al candidato del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gonzalo Castillo, quien obtuvo 1 millón 537 mil 078 votos (37.46%). El PLD se mantuvo en el poder por 16 años consecutivos.

Durante la campaña,-que se prolongó más de lo que debía por la posposición de los comicios que en principio estaban convocados para el 17 de mayo, pero que por los contagios y la evolución de la pandemia debieron ser reprogramados para el 5 de julio-, Abinader hizo una serie de promesas , dentro de las que se destacan la creación de 600 mil empleos, la conformación de una justicia independiente, tolerancia cero a la corrupción e impunidad, pero además, y eso en un primer término, hacerle frente a la crisis económica y sanitaria por la que todavía atraviesa el país. Todas ellas, con el propósito de emprenderlas en los primeros 100 días de gobierno, pero otras, como en el caso de la educación, han tenido que ser aplazas por los retos que desde ya se enfrentan por las clases virtuales.

El proselitismo político se desarrolló con la población en sus casas, pero a pesar de todo esto Abinader y los demás candidatos, estuvieron en las calles haciendo ayudas humanitarias y donaciones como parte de su estrategia. En esas circunstancias, 86 días después que inició formalmente la campaña electoral, -que comenzó el 17 marzo con la proclama emitida por la Junta Central Electoral-, Luis Abinader anunció que había dado positivo al COVID-19 al igual que su esposa Raquel Arbaje y dos de sus tres hijas. Su padecimiento se prolongó por 14 días ya que, fue declarado libre de la enfermedad, el 23 de junio cuando faltaban sólo 13 días para las elecciones.

Superado todo y tras un certamen electoral intenso, tenso y prolongado, ganó la Presidencia. Fue proclamado como tal por la JCE el 14 de julio y al día siguiente, recibió el certificado que lo acreditó como presidente electo para el período constitucional 2020-2024 junto a la vicepresidenta Raquel Peña.

Marca diferencia con anuncios importantes antes de juramentarse
Antes de tomar posesión ante la Asamblea Nacional como el Presidente número 54, Abinader hizo la diferencia anunciando los nombres de la mayoría de los funcionarios que lo acompañarían en su gestión. Con un estilo moderno y adaptado a las nuevas tecnologías lo fue haciendo a través de su cuenta de la red social Twitter, en la cual se muestra muy activo.

Los primeros funcionarios en ser anunciados fueron Milagros Ortiz Bosch, como directora de Ética e Integridad Gubernamental; Milagros Germán, como directora de Comunicaciones y vocera de la Presidencia; Lisandro Macarrulla, como ministro de la Presidencia; Roberto Fulcar, como ministro de Educación y Roberto Álvarez, como ministro de Relaciones Exteriores.

En esa dinámica se mantuvo antes y luego de asumir las riendas de la Nación hasta completar todos los puestos importantes que luego fueron formalizados mediante decretos.

En medio de esas publicaciones también hizo otros anuncios que cayeron bien a la población como la eliminación de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado y el Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas, además de la fusión del Consejo Estatal del Azúcar con la Dirección General de Bienes Nacionales.

Asumen con mensaje anticorrupción y transparencia

Llegado el 16 de agosto, día de su juramentación, Abinader tomó posesión con un discurso centrado en la lucha contra la corrupción y la impunidad y en un gobierno transparente en sus ejecutorias. Fue una alocución corta, pero precisa, en la que delineó sus planes de gobierno futuros e inmediatos.

Inició su gobierno con actitud dialogante y con ánimos de escuchar a los diversos sectores, puesto que tuvo encuentros con los directivos de medios de comunicación y visitó al liderazgo político nacional para, entre otras cosas, tratar el tema de cómo hacerle frente a la COVID-19.

En sus primeros días de gobierno ha enfrentado temas de debate como el de nombramientos de varias familias en el tren gubernamental, el alza de los precios de los productos de la canasta básica familiar, el reto de iniciar el año escolar de manera virtual y la disputa de incluir nuevos gravámenes en el Presupuesto General de la Nación para el año 2021, que luego fueron retirados.

Los 100 días de gobierno, tiempo de gracia que se les concede a los jefes de Estado, se vieron marcados por el cambio en la política exterior, ya que esta administración ha dado preferencia a las relaciones con los Estados Unidos y ha establecido distancia con la República Popular China, vetando a esa nación de invertir en puertos, aeropuertos y telecomunicaciones. También deja como sello de sus primeros 100 días el inicio de los apresamientos a exfuncionarios del pasado gobierno por presunta corrupción administrativa que, aunque las detenciones han sido ejecutadas por el Ministerio Público, es una de las promesas hechas por el mandatario en campaña y de las exigencias de la población.

Igualmente, con la filosofía de aplazar lo necesario para darle importancia a lo urgente, el mandatario ha procurado eficientizar el Estado, ahorrando con recortes de nóminas y la eliminación de entidades que manejaban presupuestos de miles de millones de pesos.

Esfuerzos han sido para combatir la Covid-19

Pese a que el Gobierno tiene múltiples temas que atender, Abinader ha enfocado gran parte de sus esfuerzos en contener y reducir los casos de COVID-19 en el país aumentando la cantidad de pruebas PCR; haciendo rastreos de posibles casos y ejecutando jornadas de prevención a nivel nacional. Todo ello acompañado del Estado de Emergencia, toque de queda en todo el territorio dominicano, uso obligatorio de mascarilla y distanciamiento físico. En consonancia con esto, Luis Abinader se ha enfocado, también, en reactivar la economía nacional con la desescalada de los distintos sectores, inauguración de hoteles, apoyo a las zonas francas y las Mipymes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir