Lo bueno que tiene lo malo

En los municipios cabeceras y en otros significativos en términos cuantitativos, el resultado electoral va redondeando en proporción de alrededor de 70% en favor del PRM y aliados, a 30% del PLD y aliados.
En realidad, dado el rechazo generalizado que asume el pueblo frente al PLD, los resultados finales debieron ser 80 a 20 ó 85 a 15%.

¿Por qué no fue así?, me preguntará el lector, y le respondo: por dos razones fundamentales.

La primera porque el gobierno del PLD desarrolló la estrategia de usar el dinero y el tráfico de los recursos y la influencia estatal para comprar conciencias y votos en los municipios y distritos municipales más pequeños y apartados.

Obsérvese que en el Gran Santo Domingo, el PRM ganó el Distrito Nacional, Santo Domingo Este, Oeste, Los Alcarrizos, La Caleta, Pantoja y Pedro Brand, mientras el PLD sólo ganó Santo Domingo Norte, Boca Chica, San Luis y La Guáyiga.

En el Sur, el PRM ganó 7 de las 10 cabeceras de provincia: San Cristóbal, Baní, Azua, Barahona, Pedernales, San Juan y Comendador, y el PLD sólo ganó Ocoa, Bahoruco y Jimaní.

En el Este el PRM ganó 5 de las 6 común cabeceras: San Pedro de Macorís, Hato Mayor, El Seibo, Higüey y Monte Plata. Ganando el PRSC La Romana.

En el Cibao, el PRM triunfó en 11 de las 14 capitales de provincia, incluyendo a Bonao, La Vega, Moca, Cotuí, San Francisco de Macorís, Nagua, Samaná, Puerto Plata, y de las 4 provincias de La Línea ganó Mao, Dajabón y San Ignacio de Sabaneta, municipio cabecera de Santiago Rodríguez, quedándose el PLD sólo con Montecristi.

La otra razón importante para que el resultado no fuera 85% oposición contra 15% gobierno se debió a que pese a que es hoy cuando inician las medidas extraordinarias para encarar el Coronavirus, el gobierno del PLD hizo el anuncio 5 días, en la víspera de las elecciones del domingo.

Esa fue la tapa al pomo de la ansiedad y la incertidumbre que tenía angustiado al pueblo dominicano por las informaciones provenientes de China y Europa, sobre todo, por las muertes y la propagación del contagio del virus, ocasionalmente letal.

Dado el gran rechazo de la población al gobierno del PLD, registrado en las encuestas, en múltiples manifestaciones como los cacerolazos, abucheos y otras demostraciones de hostilidad, le convenía inducir la abstención en las elecciones del día siguiente.

Eso malo tiene de bueno que ya mostraron su estrategia.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorElecciones, 17 de mayo y segunda vuelta
Noticia siguienteBelcorp lanza línea de productos anti edad