Resistencia antimicrobiana reta la salud pública

Compartir
Entre las prácticas responsables para frenar las llamadas súper bacterias, están el no tomar antibióticos sin receta médica ni compartirlos con otra persona.
Para el 2050, la resistencia antimicrobiana ocasionaría 10 millones de fallecimientos anuales y se convertiría en la principal causa de muerte, según la OMS

Con el pasar de los años, muchos parásitos, hongos y bacterias se fortalecieron superando incluso los antibióticos existentes para tratarlos; así han aparecido infecciones incurables que pueden acabar con la vida de un paciente. Esto es lo que se conoce como resistencia antimicrobiana, la cual, según la OMS, se produce cuando los microorganismos, sean bacterias, virus, hongos o parásitos, sufren cambios que hacen que los medicamentos utilizados para curar las infecciones dejen de ser eficaces.

Las súper bacterias y su resistencia a los tratamientos convencionales son actualmente uno de los principales desafíos de la salud pública. Diversas causas de neumonía, infecciones de piel y meningitis son algunos ejemplos de enfermedades ocasionadas por organismos multirresistentes.

Para la Federación Centroamericana y del Caribe de Laboratorios Farmacéuticos (Fedefarma), el correcto uso de los antibióticos y su impacto en la disminución de la resistencia antimicrobiana son fundamentales de cara al mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el 2050 la resistencia antimicrobiana ocasionaría 10 millones de fallecimientos anuales y se convertiría en la principal causa de muerte. Por eso, desde el 2015 se estableció que una semana del mes de noviembre se dedicara a reflexionar sobre el tema; este año la Semana Mundial de Concientización sobre el uso de Antibióticos se celebró del 18 al 24.

“Desde su aparición, los antibióticos han sido trascendentales para la atención de la salud de las personas y para la medicina moderna tal como la conocemos; sin embargo, su abuso y uso irresponsable por parte de la población es un desafío que nos corresponde a todos entender y atender. Desde Fedefarma, reconocemos la importancia de propiciar mejores prácticas de consumo en la población y de dotar a los países de políticas e iniciativas para disminuir la propagación de la resistencia a los antibióticos”, destacó Victoria Brenes, directora ejecutiva de la entidad.

Años atrás, ante el reto sanitario global de la resistencia antimicrobiana, la industria farmacéutica firmó un compromiso mundial que consistía en enfocar sus investigaciones al desarrollo de antibióticos de un mayor espectro y al mejoramiento de moléculas de los ya existentes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir