Culpemos a los rebeldes

El 6 de enero de 2020 el barril del petróleo Brent alcanzó los US$ 71,45, una cifra histórica para ese momento que como todos sabemos puso en aprietos a la población puesto que esto no solo motivó un alza en los precios de los hidrocarburos, sino que también a otros productos y servicios que depende de ellos para su motorización.
Luego de esa cifra histórica que fue bajada por el cierre de una parte importante de las economías del mundo por culpa del Covid-19, para el 18 de abril de 2020 este cierre había provocado una caída tan estrepitosa que pasó de cotizarse a US$18 por barril al inicio del día a un precio negativo de US$ -35,22 al cierre de dicha jornada, los combustibles llegaron a bajar hasta 10 pesos en algunos casos, pero ahí todos entendimos que el coronavirus fue una causa justificada.

No creo que para nadie en este planeta un aumento de precio por más justo, entendible y razonable que parezca sea un trago suave, pero hacer como la avestruz para no comprender lo que la matemática básica hace tan comprensible no rayaría solo en la tozudez opositora, sino que sería abrazar la ignorancia como lo hace una raíz con la tierra.

Desde que la ley obliga a que cada semana se fijen los precios de los combustibles, los viernes las expectativas de los dominicanos se mantienen pendiente a los precios que fijará el gobierno, pero por lo regular ignoramos el principal termómetro nos indicará cual será el comportamiento de esos valores en el mercado local, y es seguirle la pista a precio internacional del crudo.

Con hacer una simple inspección en la internet nos enteramos que los rebeldes Huthi de Yemen han lanzado este domingo 7 de marzo una ofensiva con misiles y drones contra instalaciones petroleras en Dammam, al este de Arabia Saudí, por lo que el Brent subía un 2% adicional tras el ataque, elevando el avance del barril en el año a +37%, cifras que nos muestran un panorama oscuro para los precios de los combustibles para las próximas semanas.

Los precios del crudo aumentan no porque los rebeldes hayan eliminado las reservas en ese país, sino porque el barril de Brent recoge el mayor riesgo geopolítico, razón suficiente para que los mercados entren en pánico y eleven el valor del oro negro.

Cuando busquemos culpables no nos vayamos a sentir especiales, puesto que los argentinos, mexicanos, peruanos y españoles ya lo hicieron, experimentando alzas que van de siete a catorce semanas consecutivas, para ellos al igual que nosotros, el problema no es Ito Bisonó, el problema son los rebeldes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.