PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En mayo suelo escribir sobre Martí, me es inevitable. Martí es la figura del héroe que consagra su vida al más alto de los anhelos humanos: la libertad. Conoció el presidio y el exilio siendo casi un niño.
Su patria, Cuba, era colonia española y, precisamente allí, en la Metrópoli, estudió Derecho y Filosofía y Letras en las universidades de Madrid y Zaragoza.

Tenía una cultura enorme y un dominio del idioma innovador. Al respecto, Rubén Darío, el grandioso poeta nicaragüense y americano, principal exponente del movimiento modernista del cual Martí fue precursor, escribió, en un ensayo que tituló: José Martí, que: “Nunca la lengua nuestra tuvo mejores tintas, caprichos y bizarrías”. Y dice, en otra parte que: “Era Martí de temperamento nervioso, delgado, de ojos vivaces y bondadosos.
Su palabra suave y delicada en el trato familiar, cambiaba su raso y blandura en la tribuna, por los violentos cobres oratorios. Era orador, y orador de grande influencia. Arrastraba muchedumbre. Su vida fue un combate”.

Sí, era un escritor original y un orador excepcional. Sobre su originalidad dice la poeta chilena, premio Nobel de Literatura en 1945, Gabriela Mistral, en su ensayo titulado: “La Lengua de Martí”, que la lectura de la prosa del cubano golpea “con la originalidad antes que con cualquier otra cosa. Martí es de veras una voz autónoma (…)”, y más adelante agrega: “Martí es muy vital y su robustez es la causa de su independencia”. Y luego afirma que esta originalidad “tiene estos trazos: originalidad de tono, originalidad de vocabulario, originalidad de sintaxis”.

Y, sobre su oratoria excepcional, nos dice Rubén Darío, en un ensayo que incluye el historiador dominicano Emilio Rodríguez Demorizi en una compilación que lleva por título “Papeles de Rubén Darío” que, estando en los Estados Unidos y teniendo una gran admiración por Martí, de quien esperaba semanalmente sus crónicas dirigidas al periódico La Nación, de Argentina, recibió la visita de Gonzalo de Quesada, secretario personal y albacea literario del Maestro, el cual le comentó que Martí le esperaba esa misma noche en Harmand Hall, donde pronunciaría un discurso ante una asamblea de cubanos exiliados.

La emoción del poeta nicaragüense era extraordinaria, conocería personalmente a Martí y, para su sorpresa, Martí le llamaría hijo: «Pasamos por un pasadizo sombrío; y, de pronto, en un cuarto lleno de luz, me encontré entre los brazos de un hombre pequeño de cuerpo, rostro de iluminado, voz dulce y dominadora al mismo tiempo y que me decía esta única palabra: ¡hijo!».

Luego, al escuchar el discurso, dice Darío que: «Cuando concluyó, los aplausos eran una tempestad», y lo coloca por encima, incluso, de Emilio Castelar. Esta sensación de admiración la provocó Martí en todos, o casi todos, los que le conocieron. Al entrar en la capital dominicana a caballo, por ejemplo, le dice don Manuel de Jesús Galván: “He aquí lo que faltaba a nuestra América hasta ahora, el pensamiento a caballo”.

Eso era Martí, un intelectual comprometido con la libertad, un ser humano excepcional que, un 19 de mayo de 1895, cayó abatido en Dos Ríos, Cuba.
¡Loor a Martí!

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Néstor Arroyo