Luis y el país diferente

Compartir

Luis Abinader se mantiene, tanto en la competencia interna de su Partido Revolucionario Moderno, como entre los demás aspirantes presidenciales de otros partidos, como el líder político alternativa al PLD.

Con un discurso proactivo, opositor firme pero sereno, trato respetuoso hacia los demás actores políticos, ha logrado Luis encarnar la opción de cambio del “agotado modelo de gobierno del PLD”.

Ha venido activando una amplia alianza de partidos, movimiento social y personalidades independientes para convertir a RD en un país diferente.

Precisando en los énfasis educativos el Gobierno del Cambio convertirá el “horario extendido” en una verdadera Tanda Extendida aliado con los maestros y maestras y las familias y comunidades para relanzar todo el sistema, hasta llevar a nuestros muchachos y muchachas a una apta preparación preuniversitaria.

Tiene claras propuestas para controlar la delincuencia, que ha desbordado a los gobiernos del PLD, con acciones que reducirán en un 50% el crimen al final de 2022. Construirá las presas, acueductos y obras de infraestructuras necesarias para una gestión eficiente del agua de consumo humano y el trabajo industrial y agropecuario.

Por igual completar las obras y eliminar las distorsiones que nos impiden tener un sistema eléctrico funcional y a precios razonables.

La salud pública y la seguridad social son renglones esenciales para un Gobierno de Luis, que ha propuesto elevarlos a los niveles de eficiencia con que operan en los países avanzados.

saneamiento ambiental es otro renglón fundamental del Gobierno del Cambio, dotando a nuestras ciudades con sistemas de drenaje de aguas residuales, y proveyendo a los ayuntamientos los recursos que requieren para convertirse en verdaderos gobiernos locales que cumplan efectivamente sus labores, en especial el aseo municipal.

Entre otras medidas urgentes de la problemática que le deja el PLD en materia económica, tiene una propuesta para el manejo a mediano plazo del endeudamiento, atendiendo los compromisos pendientes y reduciendo los nuevos créditos a lo indispensable hasta llevar el pago del servicio de la deuda a un nivel que no afecte la inversión social y de infraestructura, lo cual impactara positivamente el empleo, junto a otras iniciativas.

Esas y muchas otras medidas tiene Luis en carpeta estableciendo las fuentes de recursos para materializarlas, sin dejar de contar con los 164 mil millones de dólares, 3.8% del PIB, que consigna el BID se hunden anualmente en el despilfarro y la corrupción. Es tema para mucho...

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir