PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En sólo 9 países en todo el mundo se utiliza en la actualidad el voto electrónico, y en apenas tres de ellos funciona sin fallos, quejas o denuncia alguna: Estonia, Emiratos Árabes y Brasil.

Los otros seis aún presentan inconvenientes en un sistema que es perfectible pero que aún no es perfecto en términos de seguridad y fiabilidad del voto y de los resultados.

En Bulgaria, por ejemplo, en las elecciones parlamentarias de 2021, hubo fallos técnicos que condujeron a la suspensión del voto electrónico en 56 colegios electorales y al paso inmediato al voto manual en dichos colegios.

En Bélgica, en las últimas elecciones, también por fallos técnicos, fue necesario anular el 0.6% del resultado total de los comicios.

En Virginia Occidental, en Estados Unidos, en las elecciones de 2020, el moderno sistema de votación Voatz presentó alteraciones a un grado tal que fue necesario suspender el voto electrónico en todos los colegios y finalmente decantarse por el manual.

Venezuela no resiste análisis, pues aunque siempre hay denuncias de graves fallas del sistema ante la Comisión Electoral estas no son investigadas ni tomadas en serio en una dictadura. Sin embargo, las Comisiones Electorales de la India y de Filipinas sí toman en serio las constantes quejas de fallos en los sistemas utilizados y han confirmado en varias ocasiones la falta de seguridad de estos.

Los lugares en los que el voto electrónico ha tenido mejores resultados tienen en común que comenzaron su implementación hace mucho tiempo y de manera gradual, lo que ha permitido aprendizaje y experiencia sin afectar la integridad de los procesos y la legitimidad de los resultados.

Aquí en República Dominicana, cuando pasamos del voto manual al voto electrónico sin dicha gradualidad, el cambio salió bastante mal y lo tenemos muy fresco en la memoria con el fracaso de las elecciones municipales de 2020.

Por ello resulta pertinente la última resolución de la Junta Central Electoral (JCE) no. 34-2022 que mantiene el voto manual para las venideras elecciones de 2024 pero automatiza una parte del proceso debido a que dispone la digitalización, escaneo y transmisión de los resultados desde los recintos electorales.

Apenas a dos años de una contienda electoral donde se combinan presidenciales, congresuales, municipales y la posibilidad de una segunda vuelta, no es el momento para innovaciones improvisadas.

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Leila Mejía